Líderes en La Rioja Alta

143.831 visitas en Marzo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Valenciso Diez Años Después: “Las modas pasan, el estilo permanece”

Valenciso Diez Años Después: “Las modas pasan, el estilo permanece”

El año 2012 fue de contrastes en lo referente a la climatología, etapas de sequía y a fin del mes de septiembre lluvias que lograron, en parte, equilibrar en positivo, lo que iba por mal camino
Foto: Juan Cuatrecasas

Un vino placentero, vigoroso, fresco, limpio y con el sello de Valenciso. Lo he catado y disfrutado, en la edición del año 2012 y también, por aquello de los contrastes, no de las comparaciones, en un avance de la correspondiente al 2014. Un concepto atlántico de vino, apreciable desde la casta Tempranillo procedente de viñas asentadas en suelos de componente arcilloso calcáreo, localizadas a una altitud de seiscientos metros sobre el nivel del mar, en terrenos de Ollauri y Villalba de Rioja.

Vinificación mediando previa cosecha manual del fruto, con despalillado en la llegada a bodega, la selección se hace a pie de viña, así lo reivindica Luis Valentín, obviando la mesa. Fermentado alcohólico con el criterio de grano entero, sin estrujar, maloláctica en depósitos de hormigón, uno de los sellos del hacer de Valenciso, jugando con los parámetros de las maceraciones y de la rebaja de la extracción, en aras también de la firmeza del resultado final.

El año 2012, un año de contrastes

Y luego aparece en escena el gran Charles Chaplin, con una de sus ingeniosas reflexiones: El tiempo es el mejor autor, siempre encuentra el final más perfecto. Diez años de maduración, cuatro y medio en continentes de hormigón y luego cinco y medio en barricas de madera de roble del Cáucaso. El año 2012 fue de contrastes en lo referente a la climatología, etapas de sequía y a fin del mes de septiembre lluvias que lograron, en parte, equilibrar en positivo, lo que iba por mal camino. Finalmente los polifenoles cumplieron, logrando uvas de muy buena condición, aún con menor productividad de lo normal pero con una magnífica enjundia para conseguir vinos de guarda.

Publicidad
Banner Comuniones Donezar

Hay memorias de fruta negra en este Valenciso Diez Años Después 2012, balsámicos, bombón inglés, ámbar gris en expresión de mineralidad. Boca muy elegante, equilibrada en estructura, fresca y cálida en el paso, con unos taninos untuosos y sápidos, longitud y buena seña de persistencia. La añada 2014 fue adversa en algunas etapas de cosecha del fruto, complicación imprevista que sin embargo las buenas labores de campo paliaron en aquellos casos en los la gestión de viticultura fue eficaz, con oportunos deshojados, aclareos de racimo y mimo en el trabajo agrícola.

“No hay añadas mejores o peores”

En el Diez Años Después de Luis y Carmen, en avance, uno encuentra similar elegancia a la edición precedente, si bien el vino precisa más botella, algo lógico, alza la identidad del Tempranillo, tal vez con un punto de fruta roja, que se añade a la más presente negra del 2012, de momento un guiño más especiado que en la anterior, testigo mentolado, nostalgia a salmuera, cremoso y con una evocación de almendra verde. La boca arranca firme, elevada, con frescura, crepitante, taninos golosos y fundentes. Ofrece un chasquido de ducha de fruta, galopa por boca y paladar. Tapiza, con la fruta dominante, igual que en la edición del 2012. Contraste de añadas, ¿cuál es mejor?. No cometa ese error. No hay añadas mejores o peores. Cada una tiene sus tribulaciones y circunstancias. Contrastar por encima de comparar es la solución ideal, al menos en mi opinión. Como dijo Coco Chanel, y aplicado a Valenciso, las modas pasan, el estilo permanece.

Publicidad
Publicidad
Banner Ayudas PAC - Gobierno de La Rioja

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios