Foto: Twitter Asociación de Trabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales @ATBRIF

La Rioja registró el año pasado 81 incendios forestales que afectaron a 249,9 hectáreas, de las que aproximadamente una tercera parte era superficie arbolada, 88,9 hectáreas. El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, ha presentado hoy el balance de una campaña marcada por la sequía con la temporada de alto riesgo finalizada y con dos siniestros de cierta magnitud que quemaron 200 hectáreas, “casi el 80% de la superficie quemada en la región en todo el año”.

Íñigo Nagore ha recordado que uno de ellos se produjo el 12 de octubre en la aldea de Posadas, en Ezcaray, y afectó a cerca de 98 hectáreas, siendo pinar algo menos de la mitad de la zona quemada. Aunque el incendio de mayor extensión quemó 101 hectáreas de superficie forestal en Gutur, entre Cervera y Aguilar del Río Alhama, en noviembre. En ambos casos, la investigación de causas de la Brigada de Investigación de Incendios forestales (BIIF) apuntó desde el primer momento a que fueron intencionados.

Un 80% de los siniestros contabilizados fueron conatos

“La labor de prevención que se desarrolla en los montes riojanos, la rapidez de respuesta de los medios de extinción, el hecho de contar con un dispositivo dimensionado a las distintas épocas del año y la concienciación ciudadana están siendo claves para lograr que los siniestros provoquen cada vez menos daños y que la mayoría de los casos (4 de cada 5 el pasado 2017) se queden en meros conatos”, ha subrayado Nagore, durante la comparecencia en la que ha estado acompañado por el director general de Medio Natural, Miguel Urbiola.

En este sentido, 64 de los siniestros contabilizados (un 80%) en La Rioja el año pasado fueron conatos, es decir que no superaron una hectárea de superficie quemada. La superficie forestal media quemada fue 3,08 hectáreas por incendio.

Desde el punto de vista meteorológico, las temperaturas fueron superiores a las de 2016 y alrededor de medio grado más altas que la media del decenio. Aunque tal vez lo más significativo y desfavorable de cara a la campaña de incendios forestales fue lo irregular de las precipitaciones, con valores superiores a la media a principios de verano, pero periodos de sequía prolongada desde finales de verano hasta bien entrado el otoño.

A pesar de los dos siniestros ocurridos en Gutur y Posadas, en materia de incendios forestales La Rioja sigue estando en muy buena posición tanto en relación con España como a su propia superficie forestal. En España se quemaron 178.436 hectáreas, que suponen un 0,64% de la superficie forestal del país. Las 249,09 hectáreas que ardieron en La Rioja representan un 0,08% de la superficie forestal de la región, que asciende a cerca de 311.000 hectáreas.

Aunque los mayores daños se sufrieron en octubre y noviembre por esos dos fuegos, los meses de mayor siniestralidad fueron, como ya es habitual, de febrero a mayo, por prácticas inadecuadas en la quema de restos agrícolas. En esas fechas se concentraron más de la mitad de los siniestros de todo el año.

Uno de cada dos incendios, por uso inapropiado del fuego
En relación con el origen de los siniestros, el 94% se debieron al factor humano. Dominan los incendios (un 64,2%) con origen en prácticas agrícolas inadecuadas como la limpieza de terrenos, ribazos y acequias de riego con empleo de fuego, la quema incontrolada de residuos agrícolas y los incendios originados por quemas relacionadas con daños cinegéticos para tratar de ahuyentar a la caza. Tras los intencionados, la causa más habitual son las negligencias y otras causas accidentales (29,6%). Los incendios por causas naturales (rayos) apenas supusieron un 3,7%. En otro 2,4 % de los casos no llegó a determinarse la causa del incendio, cifra sensiblemente inferior a la media del decenio que evidencia también los importantes avances que se están dando en La Rioja en la investigación de causas.

Cerca de 9,3 millones para la lucha contra el fuego

El Gobierno de La Rioja destinó el pasado año un presupuesto cercano a los 9,3 millones de euros para para la lucha contra el fuego en la comunidad autónoma. De esa cantidad, unos 5,4 millones de euros se invirtieron en labores de prevención en nuestras masas forestales; mientras que la extinción concentró alrededor de 3,9 millones de euros del presupuesto.

Nuestra región cuenta con un dispositivo de prevención y extinción de incendios cuya preparación y esfuerzo hacen que se minimicen las consecuencias de los siniestros, lo que junto con la contribución y la sensibilización de la sociedad riojana en relación a los incendios forestales, hacen que se siga manteniendo esa tendencia decreciente en el número de siniestros respecto a medias del último decenio, más teniendo en cuenta las estadísticas de incendios de comunidades autónomas limítrofes.

En la actualidad, el dispositivo engloba a más de 300 profesionales y un completo elenco de medios técnicos que se ha ido incrementando en los últimos años para detectar, prevenir y combatir el fuego. Además, existe una permanente coordinación con otras regiones limítrofes para sumar esfuerzos a la hora de combatir grandes incendios con el mayor número de medios posibles. A modo de ejemplo, la pasada campaña los medios aéreos de la CAR colaboraron en incendios forestales de Artajona (Navarra) y Cigudosa (Soria). A su vez, durante el incendio de Posadas el Ministerio movilizó hasta 12 medios aéreos ubicados en comunidades limítrofes.

Datos aportados por el Gobierno de La Rioja

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.