Caminando entre viñedos hasta Zarratón

Un camino más que disfrutable, entre aspersores, vides y cereal, desde Casalarreina
Viñedos junto al camino que lleva a Zarratón | Foto: Unai Maraña

Un ‘aúpa’ nos saluda desde una pared de Zarratón. Atrás queda un camino entre aspersores, vides y cereal que nos ha conducido desde Casalarreina hasta aquí, la localidad que hoy enciende sus fiestas. La torre de la iglesia descolla en la lejanía de la vasta llanura.

Apenas hemos tenido que subir dos repechos, hasta sendas mesetas, desde nuestro punto de partida. Tres mujeres del pueblo ponen con su conversación el contrapunto al sonido de los aspersores, los pájaros y mis pisadas.

Por el camino, hemos observado un parapente y un globo aerostático, que sin duda habrán gozado de una vista privilegiada. Las campanas de las 9:30, el cacareo de los gallos, el paso de un tractor y el maullido de un gato lastimero llegan hasta quien escribe esta crónica apoyado en una pared de Zarratón, hito y destino.

Galería de imágenes | Unai Maraña