Labastida celebrará este jueves una nueva edición de La Ronda | Foto: Bixen Ibarrondo

Ya ha comenzado el invierno, las calefacciones a pleno rendimiento y las chimeneas echan humo sin descanso. Mientras tanto, en una villa medieval de cuyo nombre sí me quiero acordar, los vecinos se enfrentan de una forma muy peculiar al frío.

Labastida lleva por nombre la villa, donde la temperatura de sus calles sube tras el encendido de espectaculares hogueras a lo largo de sus majestuosas e históricas calles, declaradas Conjunto Monumental.

Origen en las guardias de los soldados

Da igual a qué lado de la muralla te encuentres; da igual si has cruzado o no los arcos de entrada. La temperatura hará que durante toda la noche entres en calor. Y es que, no son pocas las hogueras que encontrarás, todas ellas rodeadas de gente. Gente bailando, saltando, gozando. Gente disfrutando.

Disfrutando de la otra gente, de la noche, de los buenos vinos y las castañas asadas. Y como no, disfrutando de la música de la charanga y de los amigos. Y eso es Labastida. Es bailar, saltar, gozar y reír.

Como cada 7 de diciembre, año tras año desde tiempos inmemorables, los vecinos y visitantes de esta noble villa, acuden a las 22:00 a la plaza La Paz como punto de encuentro.

Allí esperan el toque de campanas, y a partir de entonces recorren sus calles con antorchas en mano, al son de la música y rodeando las hogueras. Después de la vuelta, de nuevo a la plaza. Allí no falta el buen zurracapote con castañas asadas.

Es el día del año en que no hay excusas que valgan, ni tampoco nada que impida la participación de todos los niños y niñas, jóvenes y mayores.

Dicen los archivos que el origen de esta emotiva fiesta está en las guardias que hace cientos de años protagonizaban soldados | Foto: Aintzane Prieto

La Ronda encarna la prueba de que Labastida es un pueblo unido, en el que tanto vecinos como visitantes rinden un gran cariño a sus tradiciones.

Dicen los archivos que el origen de esta emotiva fiesta está en las guardias que hace cientos de años protagonizaban los soldados, que encendían estas hogueras para hacer frente a las largas y frías noches del invierno. Desde entonces, el pueblo de Labastida ha querido y ha sabido cuidar esta tradición, una de las más queridas por todos los bastidarras, ya sea de nacimiento o adopción. Porque como dice la jota de un lugar cercano, en Labastida nadie se siente extranjero.

Este jueves a las 22:00, Labastida, su gente y su zurracapote, te esperan en una de sus más emotivas fiestas.

La temperatura hará que durante toda la noche entres en calor | Foto: Bixen Ibarrondo

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.