Hace algo más de un mes que Mariano Rajoy inició su segunda legislatura como presidente del gobierno después de la abstención del PSOE. Un mes en el que, ha quedado claro que su socio preferente va a ser el partido socialista, a pesar del pacto que firmó con Ciudadanos. De hecho, los naranjas se han enterado por la prensa de los últimos acuerdos a los que han llegado las dos grandes formaciones políticas de nuestro país, algo que no gustó mucho a los de Albert Rivera.

Llevamos poco más de cuatro semanas pero parece que, al menos en la sombra, vamos a tener la llamada ‘gran coalición’ durante la duodécima legislatura democrática de nuestro país. La subida de 8 por ciento del salario mínimo interprofesional y los acercamientos a la hora de votar el techo de gasto son solo algunas de las pistas que nos pueden indicar por donde pueden ir los próximos cuatro años.

Banner Entre Copas 2

Este gran acuerdo, o acuerdos puntuales, pueden pasar factura a largo plazo a un PSOE que todavía sigue dividido en dos después de la ‘guerra civil’ que vivió el sábado, uno de octubre, cuando abocaron a Pedro Sánchez a abandonar el cargo de secretario general del partido. El acercamiento que viven ahora PP y socialistas, alentado por la comisión gestora que preside Javier Fernández puede alejar a muchos votantes de toda la vida del partido del puño y la rosa.

Con Ciudadanos desdibujado en el Parlamento, Unidos Podemos opta por radicalizarse para no correr la misma suerte que los de Rivera.

Pero sin duda alguna, el gran damnificado por esta cercanía es Ciudadanos. Poco a poco, este nueva formación ha ido perdiendo protagonismo y está viendo como sus votos ya no son imprescindibles puesto que la suma de los diputados populares socialistas, que llegan a los 222, superan ampliamente el nivel de la mayoría absoluta que está en 176. Solo el tiempo dirá si el pacto entre Rivera y Rajoy se llega a cumplir aunque todo parece indicar que se quedará en papel mojado y es que parece ser que tres partidos: Ciudadanos, PSOE y PP, son multitud para ponerse de acuerdo.

Con Ciudadanos desdibujado en el Parlamento, Unidos Podemos opta por radicalizarse para no correr la misma suerte que los de Rivera. Una oposición en la calle y abandonando los actos institucionales como los del Día de la Constitución, un grave error, prevén una legislatura polarizada entre PP-PSOE y Podemos en la que los diputados naranjas podrían quedar como jugadores suplentes.

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 0 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)