Desmantelado en Haro el mayor laboratorio ‘indoor’ de marihuana de La Rioja

En la operación de la Guardia Civil se han intervenido casi 2.800 plantas de marihuana. Tenía la infraestructura suficiente para abastecer de marihuana a La Rioja y a comunidades limítrofes. Con cada cosecha se podía llegar a alcanzar un beneficio bruto de 250.000 euros

La Guardia Civil en el marco de la denominada “Operación Apostaxi” ha desmantelado el mayor laboratorio clandestino de producción sistemática de ‘cannabis sativa’ hallado hasta la fecha en La Rioja, que había sido instalado “profesionalmente” en el interior de una nave industrial de 800 metros cuadrados, ubicada en Haro. La información ya fue avanzada en exclusiva el pasado mes de mayo por HARO DIGITAL.

Por estos hechos ha sido detenido un varón de 47 años, natural de Morga (Vizcaya) y vecino de Haro, e investigado otro de 40 años, natural de Barakaldo y vecino de Portugalete (Vizcaya), ambos como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo/elaboración de droga y, adicionalmente, por defraudación del fluido eléctrico.

Se han intervenido en 2.765 plantas de marihuana en su gran mayoría con sumidades floridas (plantas abarrotadas de cogollos) en el punto óptimo de recolección, que arrojaron un peso total de 212,39 kilos, cuyo valor en el mercado en su venta por gramos superaría los 107.000 euros.

Las plantas estaban tratadas genéticamente para obtener un THC (Tetrahidrocannabinol) más potente y cinco cosechas al año, dos más de lo habitual en cultivos de interior. Con cada cosecha se podía llegar a alcanzar un beneficio en bruto de 250.000 euros, lo que supera el millón de euros al año.

Enganche ilegal a la red eléctrica pública

El laboratorio necesitaba un elevado consumo de energía eléctrica, motivo por el que el detenido había practicado un enganche ilegal a la red eléctrica pública del polígono industrial, de este modo maximizaba beneficios y minimizaba costes de producción, ascendiendo la cantidad de fluido eléctrico defraudado a 30.000 euros.

Inicio de la Operación ‘Apostaxi’

A mediados del mes de abril agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil en La Rioja, sospechan de que en una nave industrial del polígono Fuenteciega de la localidad de Haro, se estaría produciendo marihuana de manera industrial y en cantidades suficientes como para, incluso, abastecer de esta sustancia a toda la provincia de La Rioja y a diversas comunidades limítrofes.

Una vez localizada la nave se constata que posee fuertes medidas de seguridad para hacerla prácticamente inexpugnable, incluyendo además sistemas de opacidad para impedir reconocimientos visuales desde el exterior que delaten la actividad ilícita.

Con el transcurso de las semanas los dispositivos de seguridad desplegados en la zona, en los que colabora el Equipo de Policía Judicial de La Guardia Civil en Haro, permiten verificar que pese a ser una nave industrial, no registra ningún tipo de actividad en horario comercial, accediendo únicamente al interior y a diferentes horas del día y de la noche, la persona que la había alquilado y un amigo de esta, ambos conocidos de los investigadores por diversos hechos delincuenciales.

Un conato de incendio

En la mañana de jueves 23 de mayo los agentes constatan un conato de incendio en el interior de la nave, por lo que solicitan a la autoridad judicial un mandamiento de entrada y registro, procediendo al despliegue de un discreto dispositivo en la ciudad de Haro, para evitar que el objetivo principal huya de la localidad al enterarse del siniestro.

82.000 euros de inversión

Una vez concedía la autorización se accedió a la nave y se descubrió que en su interior se había instalado un complejo laboratorio tipo “indoor” propio de las organizaciones criminales, de 30 metros de largo por 10 metros de ancho, dividido en cuatro partes iguales y dotado con lo último en sistemas de cultivo y en tecnología domótica, para acelerar el régimen natural de crecimiento y floración de la planta “cannabis sativa”, habiéndose invertido en su montaje e instalación de 82.000 euros.

12 depósitos para el riego por goteo

La instalación contaba con 12 depósitos de 1.000 litros cada uno para el riego por goteo, bombas de superficie, aparatos industriales de aire acondicionado y filtros de carbono para depurar el olor, además de un avanzado sistema de iluminación con cientos de lámparas de alta potencia de 600 y 1.200 watts, control de fotometría, temperatura, humedad, medidores de ph y gran cantidad de abono y fertilizantes para el desarrollo y floración de las plantas.

Una vez fue detenido el responsable de la instalación se llevó a cabo el registro de su vivienda, en la que se intervinieron diferentes efectos y abundante documentación que ha sido sometida a análisis y estudio durante estos meses. Posteriormente se actuó contra el investigado.

Ambas personas tras ser puestas a disposición de la autoridad judicial quedaron en libertad con cargos, con la obligación de comparecer ante el juez cuando sean citados.