VÍDEO: Así se vivió el ascenso del Haro Deportivo

El Mazo disfrutó este domingo de un día histórico con el ansiado ascenso de su equipo a la división de bronce del fútbol español

Esta vez fueron lágrimas de alegría. Tantos años llorando de tristeza han curtido a la afición del Haro Deportivo. Como contaba un jarrero, Alberto Gallo, en redes sociales, El Mazo reventó, pero lo hizo de alegría por ver finalmente a su equipo en Segunda B. ‘¡Somos de La B!’ no pararon de cantar los jugadores abrazados a sus aficionados sobre el césped. Entre ellos no sólo había miembros de la primera plantilla y canteranos. Tampoco se quisieron perder un día histórico exjugadores como Aimar, Breixo, Txutxi y Diego Carrio, entre otros.

Muchos de ellos festejaron el ascenso como si fuera suyo porque en realidad lo es. Forman parte de una aventura que empezó muchos años atrás. Más de una década intentando subir de categoría, pero el sueño se resistía año tras año. Tocaba llorar y empezar de nuevo. En Yecla se rozó. A un penalti estuvo. Y después Sariñena con otra final a dos partidos en la que el Haro no pudo con los aragoneses.

Una temporada que no ha sido fácil a pesar de todo

El Haro Deportivo besa ahora el cielo tras una temporada que no ha sido para nada fácil. Las lesiones hicieron devanarse los sesos a su equipo técnico cada jornada, pero finalmente todos los jugadores han dado el callo cuando se les ha requerido, jugando más o menos minutos. Todo un triunfo teniendo en cuenta que nunca es fácil contentar a todos en un vestuario.

Pero ‘la banda de El Mazo’, como los propios jugadores se denominan, ha hecho historia. Ahora queda lo más difícil: la adaptación a la Segunda División B. Todo un reto para un club habituado a soñar con la división de bronce del fútbol español durante el playoff, pero a tener que planificar temporada tras temporada un equipo para volver estar en Tercera División.

Al menos, jugadores que llegaron comenzado el curso como Duro o Levas y que han sido importantes de cara al éxito final tienen contrato en vigor y podrán ser piezas clave en el asalto oficial a la Segunda B. El siguiente paso sería conseguir que Aitor Calle, entrenador al que en un futuro tendrán que poner una calle en Haro, comande junto a su equipo el proyecto del año que viene. Llegó con ciertas dudas, sin haber entrenado durante un tiempo tras ser destituido como técnico del Portugalete, pero en El Mazo las ha disipado todas con una temporada perfecta. Trabajo encomiable que ha dado sus frutos. Ahora toca disfrutar del premio alcanzado.