El mundial, cuestión de goles

Ahora que ha comenzado el Mundial de Rusia, vamos a repasar los partidos con más goles de la historia del torneo de fútbol por excelencia

Ya llegó el mundial. Decenas de millones de hinchas y de aficionados al fútbol se han estado preparando para el evento, esperando con ansiedad el mes en el que Rusia será el foco principal del mundo del balompié y propondrá enfrentamientos importantes que despertarán como nunca la pasión para este deporte.

Cual máxima expresión del fútbol, el mundial acapara cada cuatro años las miradas y las expectativas de todo el mundo, incluso de los que no suelen seguir de cerca el deporte más popular. Asimismo, mientras la gran competición arranca, vamos a repasar una serie de partidos en los que hubo no solamente un gran espectáculo sino sobre todo muchos goles, esperando ver algo parecido en el mundial de Rusia que finalizará el próximo 15 de julio en Moscú.

Los encuentros más goleadores en la historia del Campeonato del Mundo de fútbol

La reseña que proponemos de los partidos con más goles de los mundiales empieza en 1954, cuando todavía el fútbol era en blanco y negro y la selección de Hungría era la más romántica y bonita.

El Austria-Suiza de aquel mundial terminó 7-5 y sigue siendo, hasta hoy, el partido en el que más tantos se han marcado: 12 en total. Una auténtica locura que atestigua también como en aquella época los equipos de Europa Central eran referencia y, sobre todo, como antes se cuidaba mucho menos la fase defensiva.

16 años antes, en el Mundial de 1938 en Francia, el partido entre Brasil y Polonia había terminado con un increíble 6-5 para los sudamericanos. En aquel encuentro la Seleçao se impuso en la prórroga y echó mano del talento goleador de Leónidas, que marcó un hattrick, si bien el que metió más goles fue el polaco Ernest Wilimowski, que anotó cuatro tantos.

Sin embargo, hay una selección que destaca históricamente por el número de goles en determinados partidos. Y es la de Hungría, que en 1954 se perfilaba como ganadora del Mundial hasta que sufrió la remontada de Alemania en la final que terminó 3-2. Lo que fue raro es que los húngaros en aquel torneo ya habían ganado por 8-3 a Alemania pero en la fase de grupos, cuando Sandor Kocsis se lució a través de un póker gastando todos los cartuchos ya que en el partido más importante, la final, no metió ni un gol.

Pero Hungría se mantuvo fiel a su tradición de equipo goleador endosando la mayor paliza en la historia de los mundiales. Fue en el mundial de España 1982, cuando los húngaros le ganaron a El Salvador por el impensable resultado de 10-1 tras una exhibición del delantero Laszlo Kiss, autor de un hattrick. Este partido fue también el último con tantos goles a nivel cronológico. Porque, si bien el mundial es cuestión de goles, en las últimas ediciones las defensas han demostrado ser clave para levantar al cielo la copa más deseada.