27 montañeros de la AD Toloño coronan Peña Ubiña

Era una de las actividades estrella marcadas en el calendario de la Asociación Deportiva Toloño. El objetivo era ascender a una de las montañas más altas de la cordillera cantábrica
Foto: AD Toloño

El pasado fin de semana, un grupo de socios de la Asociación Deportiva Toloño realizó una de las actividades estrella marcadas en el calendario. El objetivo era ascender a Peña Ubiña, de 2.416 metros, una de las montañas más altas de la cordillera cantábrica. Un auténtico faro de piedra en el horizonte, siendo el punto más alto del sector occidental de la cordillera.

Como destaca José María Martínez Villarreal, presidente del club, “hay que cruzar el océano Atlántico para encontrar una altura como Ubiña”. La montaña está situada entre el Principado de Asturias y la provincia de León, tierra de trashumancia, donde pastores de Extremadura subían cada verano a aprovechar los pastizales de Babia. “Es una región de descanso de los Reyes de León por su belleza incomparable. Peña Ubiña realmente produce un magnetismo para todo amante de las montañas”, cuenta Martínez Villarreal.

Ascensión en dos etapas

La AD Toloño realizó la excursión en dos etapas durante el fin de semana. El grupo partió el sábado desde la estación de autobuses de Haro con destino al pequeño pueblo asturiano de Tuiza de Arriaba. “Comenzamos a andar en dirección al Refugio de Meicín, al que llegamos en poco más de una hora, salvando un desnivel de unos 300 metros. Se sitúa en plena cuenca de un antiguo glaciar rodeado de montañas. Este refugio es el único en España regentado por una mujer. Destacar su amabilidad y las buenas condiciones de las instalaciones. Un lugar perfecto para reponer fuerzas y pasar la noche. Como llegamos pronto al refugio (sobre las 14:30), decidimos comer, y seguidamente ascender a Peña los Cerreos (2.111 metros), para aprovechar la tarde e ir aclimatando el cuerpo para el día siguiente”, explica el presidente de la AD Toloño.

Foto: AD Toloño

La segunda etapa comenzó el domingo 7 de julio. “Amanecemos con un día espectacular de cielo azul sobre las montañas y las verdes praderas. Abajo en el valle, un mar de nubes, que creaban un paisaje de ensueño. El ánimo de la gente era inmejorable al contemplar la belleza del entorno. Ante nosotros teníamos el reto de ascender al Peña Ubiña. En apenas dos horas llegamos, a través de los pastizales al collado previo al último tramo de la ascensión. Este tramo es más exigente. Una mole de roca ante nosotros en el que las trepadas son continuas. La unión del grupo hace que los 27 miembros de la expedición puedan salvar todas las dificultades y lleguen a la cima”, relata el presidente de la AD Toloño.

Foto: AD Toloño

“Sobre las 10:00 de la mañana hacemos cumbre, y almorzamos en ella , disfrutando de las fabulosas vistas. Al rato, comenzamos el descenso, con todas las precauciones posibles, ya que un mal paso, nos lleva a precipitarnos al vacío. Llegamos al pueblo leonés de Torrebarrio sobre las 13:30 de la tarde. La satisfacción por la empresa realizada era plena y el buen ambiente reinaba. Después de una mas que merecida comida, cogemos el autobús que nos llevaría de regreso a Haro, y llegamos sobre las 20:00. Un fin de semana extraordianario de montaña con una organización perfecta por parte de la AD Toloño”, narra el presidente del club.

Foto: AD Toloño

Tras la gran empresa de ascender a Peña Ubiña, el calendario de la AD Toloño no para y en el mes de julio continuarán las actividades:

  • Dia 14 de Julio: Sierra de Zaraia, ascenso al Kutzeberri (1.112 metros).
  • Dia 20 de Julio: Vuelta en bicicleta al pantano de Ullibarri Gamboa.
  • Dia 21 de Julio: Travesía Zumaia-Deba, ruta del Flysh.
  • Dia 28 de Julio: Sierra de la Demanda. Ascensión al pico la Neveras (1.933 metros) y Torocuervo (1.934 metros)

También te puede interesar...