Líderes en La Rioja Alta
135.334 visitas en Junio. Certificado por OJD
Estás leyendo: Amantes del patrimonio y la historia quieren que el Castillo de Davalillo sea “patrimonio público riojano”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Amantes del patrimonio y la historia quieren que el Castillo de Davalillo sea “patrimonio público riojano”

Un grupo de riojanos solicitará mañana al Gobierno de La Rioja que ejerza el derecho de retracto en la compraventa del Castillo de Davalillo para que sea "patrimonio público riojano"

Mañana en rueda de prensa, un grupo de riojanos solicitará al Gobierno de La Rioja que ejerza el derecho de retracto en la compraventa del Castillo de Davalillo para que “sea patrimonio público riojano”.

Un grupo de riojanos se moviliza para el Gobierno de La Rioja evite que el castillo pierda su condición de ruina románica y de imagen icónica de La Rioja en manos de la bodega que acaba de comprarlo, CVNE, y que en su día ya presentó ante los ciudadanos de San Asensio su proyecto para el castillo-fortaleza. De hecho, el Ayuntamiento organizó una votación pública en la que ganó el “no” a ejercer el derecho de retracto por parte del Consistorio.

Este grupo esgrime que el precio de 60.000 euros es “más que asumible” para la institución y que lo único que necesita el castillo es “consolidar su ruina y mantenerse como está”.

“Unas ruinas tan venerables tan sólo hay que respetarlas”

De esta manera, mañana jueves a partir de las 11:00 horas, en la Casa de los Periodistas, está convocada una rueda de prensa para reclamar al Gobierno riojano que ejerza el derecho de retracto en la operación de compraventa que se está llevando a cabo estos meses sobre el Castillo de Davalillo.

Los convocantes de este acto son un grupo de amantes del patrimonio y la historia “contrarios a intervenir en las ruinas patrimoniales para convertirlas en bodegas, centros de interpretación, castillos de juguete o en soportes de lucimiento para los arquitectos modernos del acero oxidado”. “Unas ruinas tan venerables tan sólo hay que respetarlas, contemplarlas y contener mínimamente su deterioro”, defiende.