La Fundación Vivanco para la Cultura del Vino celebró este viernes la VI Jornada Nacional de Poesía y Vino. Santiago Vivanco, presidente de la Fundación y Experiencias Vivanco, inauguró en la Sala 3 del Museo Vivanco de la Cultura del Vino este homenaje al arte de la poesía que, en la presente edición, contó con la presencia del poeta leonés Antonio Gamoneda, cuya obra, entre otros muchos reconocimientos, recibió en 2006 el máximo galardón de las letras hispánicas, el Premio Cervantes.

Nadie como el leonés Rogelio Blanco, escritor y patrono de la Fundación Vivanco para la Cultura del Vino, para presentar al poeta y su obra, tan arraigada en la naturaleza y vivencias de la tierra leonesa. No olvidemos que la de Rogelio Blanco (Morriondo de Cepeda, León, 1953) es una vida dedicada a los libros. Doctor en Pedagogía y Ciencias de la Educación; Licenciado en Filosofía y Ciencias del Hombre/Antropología; y en Filosofía y Letras, su trayectoria está vinculada al mundo de las letras como gestor y director en relevantes entidades públicas y privadas, y como docente y autor de numerosos ensayos, libros de poemas, relatos cortos y monografías.

Premio Cervantes en 2006

Este hombre apasionado por la literatura conoce profundamente la obra de Antonio Gamoneda: cuando se le concedió el Premio Cervantes en 2006, Rogelio Blanco actuó como secretario en las deliberaciones del jurado, en su calidad de director general del Libro, Archivos y Bibliotecas en aquel momento. Su vocación por divulgar la cultura desde todos los ámbitos le ha llevado a presidir la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE) y a estar al frente del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, entre otras muchas responsabilidades.

Antonio Gamoneda pronunció este viernes la conferencia ‘Naturaleza y funciones de la poesía’. La lectura posterior de algunos de sus poemas, traspasados de memoria, quedó esculpida entre las ánforas, odres, prensas centenarias y barricas de la Sala 3 del Museo Vivanco de la Cultura del Vino.

Un escenario idóneo para un hombre que en una entrevista, ante una pregunta relativa a la petición que recibió para formar parte de la Real Academia de la Lengua, llegó a responder: “Este es mi mundo: los árboles, mis amigos, el vaso de vino… Echar un vistazo al mundo desde aquí, desde este lugar al que he llegado y estoy en él sin saber muy bien cómo”.

En su afán por divulgar la Cultura del Vino a través de diversas manifestaciones artísticas, la Fundación Vivanco para la Cultura del Vino promueve estos encuentros poéticos que alcanzan este 2018 su sexta edición y que, en anteriores ocasiones, han contado con algunas de las voces poéticas más significativas de nuestro país.

Entre ellas, la de Antonio Carvajal, Sara Pujol, Enrique Cabezón, José Manuel Caballero Bonald, Juan Carlos Mestre, Olvido García Valdés, Antonio Hernández, Miguel Ángel Muro, Ginés Liébana, Jesús Hilario Tundidor, Ignacio Elguero, Antonio Lucas, Cecilia Quílez, Bernardo Reyes, Francisca Aguirre, Félix Grande y Abel Robino.

Antonio Gamoneda, el poeta contracorriente

Uno puede nacer en un lugar, pero sentir que su alma y su vida también pertenecen a otro. Es lo que sucede con Antonio Gamoneda, considerado un escritor leonés por la evocación hermosa y doliente de sus paisajes. Nació en Oviedo, en 1931, pero su madre y él se trasladaron a León en 1934. Allí arraigó el muchacho pobre y autodidacta, en medio de aquella España desgarrada por la Guerra Civil y por la hambrienta y mísera posguerra. Un niño amparado siempre por la fortaleza de su madre, que poco a poco descubre que “la poesía convierte el sufrimiento en una forma de placer”.

Si de algo ha huido Gamoneda es de los encasillamientos. Por edad, podría pertenecer a la llamada Generación de los 50, pero siempre ha sido una voz personalísima al margen de las corrientes y movimientos realistas de su época. El jurado que le concedió el Premio Cervantes en 2006 destacó que “su voz sonó nueva, fue una voz distinta que tendría eco en las minorías poéticas; una voz que no traduce, sino que crea un sentido en la palabra y que borra la anécdota realista para hacer poesía cargada de símbolos de difícil acceso”.

Su visión única del dolor ante las injusticias, su empatía con los que sufren y la melancolía lacerada que destilan sus paisajes han convertido su obra poética en una de las más relevantes del siglo XX, traducida a varios idiomas, y reconocida con otros galardones, además del Cervantes. Entre ellos destaca el Premio Nacional de Poesía (1988) por su libro Edad y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana por el conjunto de su obra (2006) y el Premio Quijote de las Letras Españolas (2009).

La frustración de una escuela casi siempre cerrada

Esa curiosidad, ese afán por asomarse al mundo por sus propios medios, se reflejan en una biografía marcada por una ausencia. Aprendió a leer y descubrir la causa musical en las palabras, con el único libro que escribió su padre, un poeta cercano al modernismo que falleció en 1932, titulado Otra más alta vida. ‘Rimas y Leyendas’ de Gustavo Adolfo Bécquer fue el segundo que cayó en sus manos.

El tercero, ‘Segunda Antolojía Poética’ de Juan Ramón Jiménez, uno de cuyos poemas leyó Antonio Gamoneda, por primera vez, en voz alta.
Esos versos heredados fueron la cartilla del niño Antonio: en 1936 no había escuela, una frustración con la que aprendió a vivir, pero sí estaban abiertas para él las palabras de su progenitor. Su aprendizaje académico fue breve y limitado. Las necesidades acuciantes de la vida se imponían y Antonio Gamoneda trabajó como empleado de banca entre 1945 y 1977.

Su primera misión fue encender la calefacción. Sin embargo, el anónimo hombre de traje que iba a la oficina bullía por dentro, como lo demuestran sus colaboraciones en revistas como Espadaña y Claraboya: un respiro en un país casi yermo en lo cultural.

Su nombre empieza a sonar en 1960, cuando publica Sublevación inmóvil. Ya demostró entonces que no era un poeta más del realismo imperante en esos años. Descripción de la mentira (1977), León de la mirada (1979), Blues castellano (1982) y Lápidas (1987) dan fe de ello. Edad (1988), Arden las pérdidas (2003), Cecilia (2004) o recopilaciones como Esta luz (2004) son otros de sus libros más relevantes.

La cultura siempre ha sido el motor de su vida. Cuando dejó de trabajar en la banca, sus inquietudes le llevaron a ser gestor de los servicios culturales de la Diputación Provincial leonesa entre 1969 y 1977, donde creó y dirigió la colección Provincia de poesía. Siempre los versos como cincel de su vida, calor del alma para sus lectores, para intensificar la conciencia.

Para este hombre, forjado en un dolor profundo, la poesía no procede necesariamente del razonamiento, “sino de intuiciones verbales que se manifiestan al hilo de una conducta musical inherente al desarrollo de un poema”. Una melodía que se expresa en versos como los que siguen y que, este viernes en Briones, quedaron esculpidos en el aire, entre los frutos inmemoriales de la Sala 3 del Museo Vivanco de la Cultura del Vino:

Un día el mundo se quedó en silencio;
los árboles, arriba, eran hondos y majestuosos
y nosotros sentíamos bajo nuestra piel
el movimiento de la tierra.

Tus manos fueron suaves en las mías
y yo sentí la gravedad y la luz
y que vivías en mi corazón.

Todo era verdad bajo los árboles,
todo era verdad. Yo comprendía
todas las cosas como se comprende
un fruto con la boca, una luz con los ojos.

“Existían tus manos”, de Exentos I.

Breve esbozo de Antonio Gamoneda

Es autor de 45 libros poéticos, entre unitarios, en colaboración con artistas y antologías. La totalidad de su poesía está recogida en Esta luz (Galaxia Gutemberg, Barcelona).

La mayor parte de sus libros unitarios está traducida a 17 lenguas (inglés, francés, sueco, alemán, italiano, checo, neerlandés/holandés, portugués, rumano, búlgaro, hebreo, árabe, japonés, coreano, polaco, catalán y gallego). Es autor de 2 libros de narrativa, 12 de ensayo sobre arte y literatura, 5 audio o audiovisuales y 4 obras con compositores musicales.

Además, es Doctor Honoris Causa por 5 Universidades (Santo Domingo-República Dominicana; Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM); Babeș-Bolyai de Cluj (Rumanía); César Vallejo (Perú) y Universidad de León (León, España), y está condecorado por las de San Luis Potosí (México), Carabobo de Valencia (Venezuela) y el Cairo (Egipto). La Biblioteca del Instituto Cervantes de Frankfurt lleva su nombre. Otras distinciones son las Medallas de Oro de la Ciudad de Pau (Francia), de la Provincia de León (España) y del Círculo de Bellas Artes de Madrid (España).

En 2006 le fueron concedidos: el Prix Européen de Littérature, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y el Premio Cervantes; en 2012, el Premio Argana (de la cultura árabe a poetas de todas las lenguas). Así mismo, Antonio Gamoneda es Patrono del Instituto Cervantes. Ha dictado conferencias y leído obra en países de Europa, América, África y Asia.

Actualmente trabaja en la preparación del segundo tomo de sus memorias y tiene en trámite de edición el poemario Las venas comunales, con 84 dibujos de Juan Carlos Mestre.

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.