Líderes en La Rioja Alta
135.334 visitas en Junio. Certificado por OJD
Estás leyendo: Vuelven a exigir al Ayuntamiento el “cierre y desmantelamiento” de la gasolinera de la avenida de La Rioja
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Vuelven a exigir al Ayuntamiento el “cierre y desmantelamiento” de la gasolinera de la avenida de La Rioja

La Asociación 'Gasolinera del centro de Haro' ha presentado un informe pericial en el Ayuntamiento de Haro para que "adopte las medidas preceptivas conforme a la legislación aplicable con inclusión del cierre y desmantelamiento de la dicha estación de servicio"

La Asociación ‘Gasolinera fuera del centro de Haro’ vuelve a insistir en el cierre de la instalación situada en la avenida de La Rioja y lo hace esta vez basándose en los informes de un ingeniero y un abogado.

La asociación, que continúa desde hace meses con su exigencia de pedir al Ayuntamiento el cierre de la gasolinera, ha reunido esta vez información documental sobre la instalación para analizarla después con un ingeniero civil e ingeniero de técnico de obras y un abogado, contratados por el colectivo.

Informe pericial presentado en el Ayuntamiento

Con todo ello, la asociación ha presentado “un escrito comprensivo de denuncia” e informe pericial ante el Ayuntamiento de Haro para que “adopte las medidas preceptivas conforme a la legislación aplicable con inclusión del cierre y desmantelamiento de la dicha estación de servicio”.

En el escrito presentado, la asociación, basándose en el informe del ingeniero, considera que “la legalización de la gasolinera situada en la avenida de La Rioja, número 4, de la localidad de Haro (La Rioja) es, a todas luces, imposible, debido a que no se adecúa a la legalidad vigente”. El texto continúa indicando que la estación de servicio “es peligrosa y representa de igual manera una actividad molesta por los ruidos y olores”.

A través del texto presentado, la Asociación ‘Gasolinera fuera del centro de Haro’ destaca también que la instalación está “en plena acera, a escasos metros de las fachadas de los edificios y de sus portales, los surtidores no se encuentran protegidos por marquesina alguna ni ningún otro medio que los proteja de la caída de objetos, cigarros o cualquier otro material inflamable”.

Además, la asociación se ha basado en archivos de acceso público que se guardan en el Ayuntamiento para contar parte de la historia de la estación de servicio y “la lucha que tuvieron que pasar los vecinos antes, durante y después de su instalación en 1960 y en la que, tristemente, seguimos 60 años después”.