Laura Rivado ha explicado en rueda de prensa “una situación provocada por algo que hizo el PP y que tendría que conocer”. “Tendrían que saber las consecuencias de lo que solicitaron en su día”, ha añadido la alcaldesa de Haro para aclarar que “en ningún caso se trata de una subida encubierta de los impuestos como le interesa decir al PP”.

“Lo que está ocurriendo con algunos recibos del IBI es debido a las decisiones adoptadas en su día por el ejecutivo del PP, y de las que ahora parece no enterarse”, ha indicado Rivado, que destaca también que se trata de “un asunto de gran importancia para el bolsillo de los jarreros, que es donde nosotros queremos que esté el dinero”. Unos 100.000 euros, indica el ejecutivo local, ‘pierde’ el Ayuntamiento de ingresar por la bajada realizada por el gobierno local.

Petición de actualización catastral

Para explicar esta situación, Rivado se ha referido en primer lugar a la actualización catastral, medida a la que pueden acogerse los municipios que desde hace más 10 años no han llevado a cabo una revisión catastral. Según ha explicado la alcaldesa, estas localidades pueden solicitar al catastro que aplique los coeficientes de actualización que marca el Estado. “La medida suele implicar una subida del 10% con respecto al año anterior”, ha indicado Rivado.

En este sentido, la alcaldesa ha asegurado que el Ayuntamiento de Haro, “mediante carta firmada el 6 de febrero de 2013 solicita a la Dirección General del Catastro que aplique los valores catastrales de los bienes inmuebles urbanos de su término municipal, de los coeficientes que se establecen al efecto para el año 2014, así como para los sucesivos”. Después de enviarse la misiva se da cuenta en Junta de Gobierno Local que acuerda “realizar el procedimiento de regularización catastral para el año 2015”. Rivado incide en que en ese acuerdo “estuvieron mi antecesor en el cargo de Economía y Hacienda, José Ignacio Asenjo, y Lydia Arrieta, entre otros”.

Según la alcaldesa, “esta medida como así explicó en su día Asenjo suponía un aumento del 10% del valor catastral de los inmuebles, y por tanto del recibo del IBI”. “Lo que no dijo es que fueron ellos los que lo solicitaron”, ha subrayado.

Regularización catastral

En base a esta acuerdo, según Rivado, el 19 de diciembre de 2013, se procede a solicitar la regularización catastral. En este caso, Rivado indica que en esta nueva carta “el Ayuntamiento de Haro manifiesta a la Dirección General del Catastro su interés en ser incluido en la resolución que se apruebe en el ejercicio de 2015, relativa al proceso de regularización catastral 2013-2016”. La alcaldesa ha indicado que en la Junta de Gobierno Local de esa misma semana se acuerda iniciar el proceso y en ella “estaban presentes el anterior alcalde, José Ignacio Asenjo, Lydia Arrieta y Jesús Rioja, entre otros”.

Rivado ha explicado también que el BOE de 25 de junio de 2015 publicaba la resolución de la Dirección General del Catastro en la que se incluye Haro y en la que se daba cuenta de “una revisión catastral así como había solicitado el equipo de Gobierno del PP”. La alcaldesa ha asegurado que “según las palabras de la letrada de asuntos fiscales del Ayuntamiento de Haro, este procedimiento supone la incorporación al catastro de aquellos inmuebles y sus alteraciones (tales como ampliaciones y rehabilitaciones y/o usos no declarados) que no figuren en el mismo y que, por lo tanto, supongan un fraude fiscal inmobiliario, al no coincidir con la descripción que figura en el catastro”. Y ha añadido, según palabras de la letrada: “Ahora bien, ello redunda en un incremento de los impuestos a pagar, debido a la influencia del valor catastral en éstos. Además, supone una regularización de hasta los últimos cuatro ejercicios de la cuota a pagar del IBI y de la Tasa de Alcantarillado”.

La alcaldesa de Haro ha indicado que el Catastro lleva a cabo la regularización “en base a este acuerdo del anterior ejecutivo del PP en 2016, y gira los recibos, con carácter retroactivo, en 2017”.

En definitiva, Rivado ha querido remarcar que “el PP solicitó la actualización catastral que suponía un aumento del valor en un 10%, año a año, que intentó compensar con una reducción del tipo de gravamen, que no se notaba finalmente y por ello la contribución subía”. La regidora ha lamentado además que “las famosas tablas de Asenjo no existan en el departamento de Intervención de este Ayuntamiento que es con quien él tendría que haber trabajado codo con codo durante los años en los que fue concejal de Economía y Hacienda”. “Tengo que manifestar que he analizado las dos hojas que me dio el concejal popular en el pleno del otro día y menos mal que no se llegaron a aplicar”, ha asegurado Rivado y ha añadido: “Primero porque están mal hechas y no se sabe ni calcular la subida del 10% que ellos mismos decretaron. Segundo porque no coinciden en ninguno de sus parámetros y tercero porque de haber ejecutado esa política fiscal, les hubiera supuesto pagar a los jarreros mucho más de contribución”.

Por ello ha querido también dar cuenta de la política fiscal, en lo que se refiere al IBI de su gobierno desde que accedieron al Ayuntamiento de Haro. Según ha relatado Rivado, el 2 de mayo de 2016, la Junta de Gobierno Local acordó “desistir de la solicitud enviada por el Ayuntamiento jarrero al Catastro el 6 de febrero de 2013”. “De esta manera, logramos que no se aplicara la subida del valor catastral de un 10% que había sido pedida por el PP”, ha indicado.

“En ese mismo año 2016 se congeló la contribución, y entre 2017 y este 2018, la hemos bajado cerca de un 6%, un 3% en cada ejercicio”, ha subrayado Rivado. “Tenemos margen para hacerlo y para que ese dinero se quede en el bolsillo de los jarreros. Las arcas están más saneadas que nunca, con una reducción de deuda importante, invirtiendo y bajando impuestos, algo que al PP no le gusta”, ha remarcado.

Rivado ha asegurado que está sorprendida de que sea el propio Grupo Municipal Popular el que “me eche en cara que hayamos subido los recibos cuando no es cierto”. “Alberto Olarte dijo no tener conocimiento de que se hubiera solicitado esa regularización por parte del anterior ejecutivo. Pues bien, algunos de sus compañeros de bancada podrían habérselo contado puesto que lo pidieron ellos”, ha indicado.

Subida de recibos por culpa de la regularización catastral

Según ha explicado Rivado, “las personas que han visto incrementado sus recibos, algunos de forma considerable, deben agradecérselo al señor Asenjo en base a la regularización catastral que solicitaron desde el PP, que se ha aplicado ahora y contra la que nosotros nada podíamos hacer”. Esta medida, según ha indicado Rivado, no tenía efecto si no se había producido ninguna alteración de la propiedad. “Por tanto, la mayor parte de las contribuciones en Haro han bajado en base a la política fiscal que nosotros hemos adoptado”, ha subrayado Rivado, que ha reconocido que se han registrado quejas con respecto a estos recibos. “Hay gente que lo entiende cuando se lo hemos explicado y gente que no lo entiende”, ha asegurado.

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.