Líderes en La Rioja Alta

123.985 visitas en Mayo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Pagos urbanos (III): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes

Pagos urbanos (III): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes

El primero que vamos a describir es el Crucero, y es que el nombre de este lugar procede, precisamente, del lábaro o cruz existente en la plaza de Castañares
A la izquierda parte central del Asilo, con su entrada. A la derecha el edificio en su totalidad | Foto: Rodrigo Pérez Vegas

Tras describir los diferentes términos, pasaremos en los siguientes capítulos a referir los principales hitos que podemos encontrar en estos lares.

El primero que vamos a describir es el Crucero, y es que el nombre de este lugar procede, precisamente, del lábaro o cruz existente en la plaza de Castañares.

En la ciudad existieron al menos otros tres:

Publicidad
Banner Calados Fonzaleche

El primero que existió en la población también ha dejado el nombre al emplazamiento en que se situaba, no siendo otro que la plaza de la Cruz. Antiguamente esta plaza era parte de los arrabales de la villa que daban comienzo al vetusto barrio de la Mezquita, o como es más conocido entre nosotros los barrios de Santa Lucia y San Miguel, junto al Cerrado de la Magdalena. Cruceros que eran erigidos con tres funciones fundamentales, el aspecto sacro, el de bendecir las vías por donde los diferentes viajeros y trabajadores acudían a sus destinos además de ser una forma de marcar las distintas encrucijadas y los diferentes mojones, y, tercera, eran utilizados por las autoridades como advertencia a los bandidos, ya que, en algunos de estos, en ocasiones se usaban como picota e incluso eran depositados los restos de los ejecutados después de ajusticiarlos, por lo que al situarse en las veras de los caminos, los viajeros podían comprobar que las autoridades y fuerzas del orden hacían guardar las distintas leyes en la población. Por tanto, estas construcciones irían mutando su funcional origen a un elemento de justicia municipal, siendo conocidos como picota o rollo.

Tenemos conocimiento de este crucero a través del contrato que el Concejo, ante el deterioro que presentaba, realizó con el cantero trasmerano Pedro de la Puente, para reconstruirlo por 400 reales. Conservándose la traza de la obra en los Libros de Cuentas, estando datado con fecha 6 de mayo de 1655, figurando asimismo que su recomposición debería estar finalizada para el día de San Juan Bautista del mismo año, como así lo haría, obligándose a que tuviera el mismo aspecto que el antiguo del que deberían aprovecharse las labras viejas, utilizables, que de él quedasen. Su traza presenta un crucero elevado sobre unas gradas, con una columna jónica que culminaba con la representación de un Calvario. La altura era de 13 pies (más de tres metros y medio). Nada queda de esta cruz, ni, lógicamente, de su antecesora, salvo el nombre que da a la plaza donde se encontraba. Debe corresponder este, con el que Hergueta denomina como “el rollo del camino de Cuzcurritilla”.

Publicidad

Hergueta recoge otro rollo en el camino de los Corrales, del cual no he encontrado ninguna referencia más. Sin embargo, del crucero que ocupaba la plaza de Castañares tenemos una noticia que nos lleva de nuevo a Pedro de la Puente Liermo, que lo rehabilitaría dos años más tarde de rehacer el de la plaza de la Cruz. Existe una carta de pago firmada con fecha de 25 de mayo de 1667, que literalmente la ubicaba: “Passada la Cava, como se va de esta villa y enfrente de la Virgen de la Vega”. Hay que decir que como Cava era denominada el final de la calle de la Ventilla.

Por último comentaremos que, al reconstruir el conocido palacio de las Bezaras, por Cajarioja, al derruir la casa que al palacio estaba adosada, se crearía una pequeña plaza ajardinada donde se encuentra la entrada a la bodega del palacio y el acceso al espacio dedicado a exposiciones. En dicha glorieta, se puede apreciar un crucero o rollo, con forma de picota, del siglo XVII, formado por una escalinata, con una columna posiblemente toscana, coronada por una cruz de hierro, similar a la traza de Pedro de la Puerta.

El último crucero que nombraremos hoy es el que tal vez más enigmas nos plantea. Aparece referenciado en el “Inventario artístico de Logroño y su provincia”, tomo II, donde los autores nos indican que hasta el año 1968 existía el “fuste de un crucero o piedra de término del siglo XV”. Asimismo, se recoge en esta obra, tal como indica Mamel en su Catálogo, que este crucero fue trasladado al Museo Provincial, actual Museo de la Rioja. Sería una de las pocas muestras que quedan de la arquitectura u obra civil de este siglo. Mamel lo sitúa, más en una clave jarrera, un poco más allá de la conocida Granja Antonia, a la vera de la carretera en su margen derecho según vamos hacia Casalarreina.

En la misma plaza de Castañares se asienta un edificio, que, aunque moderno, recoge una historia y forma que ha definido la zona. Nos estamos refiriendo al asilo García-Cid Paternina. Su forma característica está formada por un edificio en dos alas, de sillería, con dos alturas. De planta rectangular tenía una zona ajardinada, junto a una pequeña finca, con una vivienda adjunta, que daba a la calle Castilla. El acceso era por la parte central, que está coronada por una torre, y que da a la plaza de Castañares. La puerta tiene un frontón partido coronándola, detalle que se repite en una entrada secundaria, en el extremo norte del ala lateral. En la torre existía un campanario.

Su construcción sería una iniciativa de Dolores Paternina García-Cid, que, a su muerte en el año 1942, legaría una cantidad para patrocinar este asilo. Tal como dispuso en su testamento: “Se prevé una fundación, mantenimiento, control y organización, […]: Dar asilo a los ancianos y recoger a los niños […] durante las horas de trabajo de las madres”. Su construcción fue terminada en el año 1952, aunque habría que esperar unos años a que entrase en pleno funcionamiento. El arquitecto responsable de la obra fue Amant.

En la actualidad, y tras una gran temporada de abandono, se recuperó para diversos usos municipales, sopesándose situar aquí la biblioteca municipal o los Servicios Sociales del municipio. Finalmente se decidió que en este edificio se situará la estación de autobuses de la ciudad, los Juzgados y el punto de encuentro de menores.

Publicidad
Banner Sociedad Riojalteña de Caza y Pesca 2024

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios