Líderes en La Rioja Alta

143.831 visitas en Marzo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: OPINIÓN: “Agnotología, ultraderecha y propaganda”

OPINIÓN: “Agnotología, ultraderecha y propaganda”

Inmersos en esa cotidiana vorágine mediática, mientras que algunas personas inteligentes se benefician de toda la información que está a un clic de distancia, haciendo un buen uso, otros muchos caerán engañados y defenderán lo indefendible
Pedro Sánchez en una visita a San Millán de la Cogolla | Foto: Pool Moncloa - Borja Puig de la Bellacasa

Espacio ofrecido por el PSOE de Haro

Antes de nada conviene definir el primer término del título de este artículo. Agnotología.- (del griego ἄγνωσις, agnōsis, “desconocer” (griego ἄγνωτος “desconocido”[1]​), y -λογία, -logía)[2]​ es el estudio de la ignorancia o duda.

En este díscolo presente, no hace falta resaltar la obviedad, vivimos inmersos de lleno en la era de la información, los flujos de noticias son tan cuantiosos que resulta complicado discernir su fuente, más si cabe contrastar su veracidad. Ese torrente inagotable de información fluye a tal velocidad, en los innumerables medios de acceso a ella que tenemos a nuestro alcance, y se expande tan rápidamente que, sin darnos cuenta y de repente nos vemos nadando en un fango mediático, generado en unos cuantos clics, likes o por la insistencia de los noticieros, radios, etcétera en hacerse eco de la noticia del día.

De ese aluvión elegimos a conveniencia, sin excesivo criterio, creyendo estar preparados para el debate sobre la materia en cuestión, provistos de esa verdad ilusoria generada, difundiendo gratuita opinión y corriendo el riesgo de defender a capa y espada, en muchos casos, bulos, calumnias o propaganda. “Fake news” creadas intencionadamente para que el usuario las viralice sin reflexión y medida.

Publicidad
Banner Catas en el Castillo 2024

No hay filtros, se convierte en un acto de fe, por tradición a las fuentes de las cuales solemos beber, el proceso de la duda razonable y el libre pensamiento ha quedado eliminado de un plumazo. No siendo conscientes ni por un momento del riesgo que conlleva y el daño que provoca. Entrando a formar parte y emitir juicio en la enorme ignorancia colectiva. Ese fenómeno es el que estudia la agnotología y que convierte a un determinado grupo de gente, cada vez mayor, en eso que Daniel Estulin denominó como la “masa sucia”.

Vorágine mediática

Demasiado a menudo, cada vez es más recurrente, esa ignorancia se induce de manera tendenciosa, con la ilusión de tener un debate equilibrado y nada más lejos de la realidad. Porque teniendo como argumento esa información, que se presenta de manera cuidadosa, amplificada y deliberadamente manipulada, no se puede llegar a unas conclusiones razonable… ¡ojo, peligro…!!!

Publicidad

Y así, inmersos en esa cotidiana vorágine mediática, mientras que algunas personas inteligentes se benefician de toda la información que está a un clic de distancia, haciendo un buen uso, otros muchos caerán engañados y defenderán lo indefendible.

Lamentablemente esto sucede en cuestiones de importancia política y religiosa, donde el “conocimiento” a menudo proviene de la fe, de la tradición o de la propaganda.
 
Paradigma de ello fue Joseph Goebbels, quien llevó ese mantra hasta el final, incluso con el «Reich» en llamas y la «Wehrmacht» retrocediendo en todos los frentes, aún lograba que amplios sectores del pueblo alemán pensaran que la victoria era posible, consiguiendo tal efecto a través del lema “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”, estrategia que llevó a rajatabla el aparato propagandístico nazi hasta el último extremo. Copia y pega de manual, tendencia y ‘modus operandi’ de la utraderecha fascista en este país.

No puedo acabar este articulo sin mencionar a dos grandes pensadores: Isaac Asimov y Bertrand Russell. El primero tuvo la visión anticipada sobre todo lo anteriormente comentado, en su ensayo «A Cult of Ignorance» ( ‘La cultura de la ignorancia’ ), en el que escribe:

“Hay un culto a la ignorancia en Estados Unidos, la tensión del antiintelectualismo ha sido una constante que se abre camino a través de nuestra vida política y cultural, alimentado por una falsa noción de que en democracia la ignorancia es tan válida como respetable”.

Hoy día esa afirmación, por desgracia, es simiente de exponencial germinado, haciendo crecer la mala hierba sin medida y en todos lados. Analicemos quién, porqué y cómo se siembra la ignorancia, porque si dejamos que su verdad se haga viral, viviremos condenados en la eterna mentira.

El segundo, al ser preguntado por como se origina el fascismo, contestó: “Primero fascinan a los tontos, luego amordazan a los inteligentes”.

Procedamos pues de manera inteligente y valiente. Con el fascismo y sus mentiras, tolerancia cero.

Publicidad
Banner Sociedad Riojalteña de Caza y Pesca 2024

Espacio ofrecido por el PSOE de Haro

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios