Líderes en La Rioja Alta

143.831 visitas en Marzo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Los nombres de los términos municipales de Haro (I)

Los nombres de los términos municipales de Haro (I)

El estudio y conocimiento de dichos términos nos dará una idea de cómo éramos, los conocimientos de nuestra ciudad
Foto: Ayuntamiento de Haro

A raíz de colaborar y realizar los ‘Paseos Saludables’, que organizaba el Ayuntamiento de Haro, comencé a informarme sobre los nombres de los diferentes términos que componen nuestra ciudad y poblaciones aledañas. Me pareció un tema fascinante por varias razones. La primera por las pistas que encierran los diferentes nombres sobre el significado que tenían para los jarreros a través de la historia.

Otra es la lógica implícita en la denominación en sí, esto es cómo funciona el lenguaje humano para responder a la necesidad de denominar un lugar concreto para poder hacerse comprender al sitio al cual se refiere. Y una tercera sería el placer de poder conocer los nombres que hemos heredado de nuestros ancestros, que nos retrotraen a diferentes circunstancias y tiempos pretéritos, siendo un nexo de unión intergeneracional de todos los jarreros y foráneos.

Domingo Hergueta, en su imprescindible obra de ‘Noticias Históricas de la MNML ciudad de Haro’, recoge una reflexión que es muy válida a día de hoy para nosotros, sobre los nombres de los términos municipales. En el capítulo XXXVII recoge noticias varias, entre ellas una donde describe la nueva nomenclatura usada por las ordenanzas municipales de 1894, que en su opinión era muy pobre y perdía gran número de los nombres. La verdad es que es una gran simplificación, ya que divide el Término en dos zonas: Puente Arriba (con tres distritos Motulleri, el Estanque y la Celada) y Puente Abajo (con cuatro distritos, Hondón, Cores, Cubillas y Arrauri).

Publicidad
Banner Castro Electromecánica

El Oja-Tirón, como eje vertebrador

El eje vertebrador es el río Oja-Tirón; realiza una reflexión sobre cómo esta Ordenanza simplifica en exceso, siguiendo las modas modernas de: ‘Cambiar los nombres de todo’. Pone como ejemplo de un mejor sistema, la ‘Medición general de Haro’ (16/03/1852), donde se describen muchos más nombres de los términos. Concluye antes de describir la ‘Medición’, que los nombres nos traen las historias, los conocimientos de los sitios y las personas en el fondo de la historia harense. He de decir que el honorable maestro cae un poco en su crítica, porque al describir la lista de nombres y su ordenación, no completa la lista de forma perfecta. De todas maneras, podremos hablar de dicha ordenación en un futuro artículo.

Los nombres de los términos municipales de Haro (I) 1
“Catastrón”, polígono 7 hoja 2, 11/1968. Uno de los planos más modernos, ya que el resto pertenecen a la década de los años 30.

La correspondencia de la reflexión de Hergueta con los tiempos actuales podemos observarla en los adelantos tecnológicos. A día de hoy, cualquiera lleva en su bolsillo un sistema perfecto de localización. Son los modernos móviles que recogen diferentes Apps y sistemas GPS que nos geolocalizan remitiendo nuestras diferentes ubicaciones o buscando los posibles destinos con las rutas correspondientes.

Publicidad

Por tanto, la comprensión y estudio de la nomenclatura de los términos, pagos, caminos o arroyos, ha perdido la importancia que revestía su conocimiento. Por ejemplo, en los años 30, se realizan los ‘Catastrones’, necesarios e imprescindibles para conocer la situación de cualquier finca, edificio rústico e incluso fuentes y manantiales, contingente para cualquier acción de venta, heredad, tributaria o judicial. Hoy en día el programa Iberpix te facilita dicha información a golpe de clic. Pero para poder llegar a esta universalización e inmediatez en la información ha existido el trabajo y el esfuerzo de trasmitir y registrar, estos conocimientos en los diferentes catastros, mapas y planos.

En definitiva, el estudio y conocimiento de dichos términos nos dará una idea de cómo éramos, los conocimientos de nuestra ciudad. Es en esencia, por tanto, la razón última de estos artículos.

De este modo, a lo largo de los artículos, iremos agrupando los diferentes términos y caminos describiendo los nombres, rutas, lugares y hechos históricos. Podremos conocer el origen de alguno de nuestros términos, su antigüedad, comparar los nombres más “extraños”, conocer, por ejemplo, nuestras diferentes herencias lingüísticas (euskaldunas, romances), herencias culturales (beronas, romanas, judías, moriscas, cristianas…)

Asimismo, veremos los diferentes catastros que han ido describiendo el crecimiento de nuestra Ciudad con la ganancia y perdida de términos. En vez de realizar una lista o tabla comparativa, intentaré poder realizar una descripción dinámica, que intentaré acompañar de rutas que nos ayude a conocer mejor nuestro pueblo.

Como ya he comentado, las fuentes que usaremos son variadas que van desde el histórico Catastro del Marqués de la Ensenada de 1749, los ‘Catastrones’ que son los planos realizados en los años 30, y que reciben este curioso nombre debido al papel cartulina cuadriculado usado, marca Katastron de unas medidas de 100 cm. x 75 cm. Utilizaremos, además, los datos que recoge Hergueta, un artículo del libro de Fiestas de 1977 (que recoge una lista de los términos) y la información recogida en los diferentes mapas del Instituto Nacional de Geografía (en sus planimetrías, minutas MTN50, minutasMTN25 e Iberpix 5.0).

Los nombres de los términos municipales de Haro (I) 2
Planimetría, 05/1927

Y las dificultades que nos encontramos al intentar estudiar todos estos datos son las trasformaciones propias del paso del tiempo y el crecimiento de la población. Por ejemplo, la construcción de la circunvalación de la N124-A supuso la destrucción de la antigua fuente de Iturrimurri, que ya había sido modificada por la construcción de nuestra vetusta línea ferroviaria.

Los nombres de los términos municipales de Haro (I) 3
Comparador de mapas del IGN. En el sentido de las agujas de un reloj, MTN 25 (1 ed.), MTN actual, PNOA actual y MNT 50 (1 ed.). https://www.ign.es/web/mapasantiguos/index.html.

Otro ejemplo similar supuso la construcción de la AP-68, que supuso la desaparición de varios caminos, fuentes, restos históricos y la ocupación de ciertos términos. Asimismo, la concentración parcelaría significó la desaparición de caminos históricos y la reordenación de varios términos, transformándolos de tal manera que un habitante de Haro de los años 50 tal vez no reconocería ciertas zonas, teniendo incluso algún problema para poder llegar a ellos por la desaparición de los antiguos caminos y vías. En definitiva, el precio que hemos pagado por el necesario progreso y las soluciones que se aplicaron en cada momento.

¡Acompáñenme en este emocionante viaje!

Publicidad
Banner Sociedad Riojalteña de Caza y Pesca 2024

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios