Líderes en La Rioja Alta

104.316 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Haro finalizando el siglo de sus luces (VII)

Haro finalizando el siglo de sus luces (VII)

Comenzado 1884 la industria harense, que mostraba su auge de forma inequívoca, pero tímida, animaría al Consistorio que presidía José Garate para celebrar una gran exposición regional, principalmente vinícola
Edificio de las antiguas escuelas en la calle Siervas de Jesús | Foto cedida por Tomás Llanos Justa

Mediado el año 1882 Manuel Montoya y Manuel Martínez, los ahora arrendatarios del Teatro, remitirían una instancia al Ayuntamiento proponiendo mejorar las instalaciones del Teatro de la villa con arreglo a las exigencias e importancia de la misma. Finalizadas las obras, el Coliseo sería reinaugurado el 25 de marzo de 1883, con la obra de Bretón de los Herreros, quien desde esta fecha daría su nombre al Teatro, Un tercero en discordia, interpretada por la compañía de verso de José Mata.

El 29 de marzo de 1883 Arteche, Francés y Cía. solicitarían permiso para colocar soportes en las fachadas del Hospital, hoy hotel Los Agustinos y el Teatro Bretón, así como colocar postes que sujetasen el hilo telefónico, que desde la fábrica de jabón de los señores Francés, en la hoy calle Félix Martínez Lacuesta, atravesase la de San Agustín, hoy de la Vega, hasta la casa de la Marquesa de Bendaña para cruzar el Oja-Tirón, junto a la huerta de Víctor Aguirre, y llegase al molinacho, hoy conocido como central San José, donde tenían instalada la fábrica de abonos minerales.

Comenzado 1884 la industria harense, que mostraba su auge de forma inequívoca, pero tímida, animaría al Consistorio que presidía José Garate para celebrar una gran exposición regional, principalmente vinícola. La decisión, que se tomaría el día 21 de enero, delegaría en los ediles Juan María Gómez, Pío Medrano y Arturo Marcelino el estudio de su planificación, a la vez que se designaba el local de las escuelas de la calle Juego de Pelota Viejo, hoy Siervas de Jesús, para su emplazamiento. Su reglamento sería difundido el 17 de abril, solicitándose a la Diputación Provincial que colaborase aportando la mitad del presupuesto, en concepto de subvención, al igual que se había concedido a Logroño para un acto análogo.

Publicidad
Banner Publicidad HD

Tal fue la difusión de la feria, que, el día 26 de junio, se recibiría un B.S.M. del Secretario General de la Asociación de Agricultores de España expresando la satisfacción de su Consejo al Presidente de la Comisión organizadora, José Garate, por el celo mostrado en su organización.

Festejos taurinos

El 15 de julio finalizaría el plazo para la inscripción de los expositores, siendo contabilizadas 117 peticiones que se distribuirían en seis secciones destacando las correspondientes a Vinos, Aguardientes y Licores, Máquinas y Memorias, y Ganados, ésta a celebrar en El Ferial, hoy Piscinas Municipales.

Publicidad

La exposición sería inaugurada a las 11:35 de la mañana del día 7 de septiembre, desarrollándose durante los días de feria de la Virgen de la Vega. El éxito, que sería notorio según los elogios de sus visitantes, se lograría gracias a la ilusión e iniciativa harense, ya que no se había recibido ayuda económica alguna debiéndose agradecer a las críticas y presiones de la prensa el que, el 20 de noviembre, la Diputación Provincial solicitase relación de gastos para proceder a la subvención correspondiente.

Numerosas habían sido las plazas, de madera y portátiles, que habían acogido los festejos taurinos de la villa, ubicándose la última de ellas en un solar donde posteriormente se construiría el Depósito Municipal de Carros y que hoy en día, parte, está ocupado por un almacén municipal y los desaparecidos Talleres Modernos, en la calle Santa Lucía al inicio del barrio de la Magdalena. Modesta edificación que no gozaba de la seguridad y comodidades indispensables, que animaría a un grupo de aficionados a plantearse la construcción de una gran plaza que cubriese las necesidades de la villa.

Haro finalizando el siglo de sus luces (VII) 1
Plaza de Toros “El Coso” | Foto cedida por Benigno Ganzarain Otegui

Creada su Junta Directiva, acordarían remitir una instancia al Ayuntamiento, que sería leída en sesión del día 4 de diciembre de 1884, solicitando licencia para la construcción de una plaza de toros de piedra que se ubicaría en un terreno lindante con el camino de Zarratón. Para el estudio de su viabilidad sería designada la Comisión de Policía Rural, cuyo favorable dictamen haría que fuese autorizada en la sesión celebrada el día 11 del mismo mes.

De esta forma, el 30 de octubre de 1885, sería autorizado el Reglamento de la Plaza de Toros de Haro, siendo impreso, en 1886, en la librería, ubicada en la calle de la Vega, de Blas González López, que años después sería traspasada a Viela e Iturbe.

La nueva Plaza, hoy denominada El Coso, costaría 95.000 pesetas, correspondiendo el diseño al Maestro de Obras Juan García Ros, que contaría con la colaboración del escultor J. Alvariñas, construyéndose en un terreno perteneciente a Matilde Velunza y López Angulo, estando documentado como una heredad existente en el término municipal de Haro, en el paraje denominado El Crucifijo, que medida por el perito Emilio Manero resultaría tener noventa y siete áreas y treinta centiáreas, limitando: Al Norte con la carretera de Haro a Ezcaray, al Sur con el camino de Zarratón, al Este con una heredad de la misma otorgante, Matilde Velunza, y al Oeste con otra que usufructuaba Juana Pereda. Finalizadas las obras, el 28 de marzo de 1886 se haría cargo de su gestión el empresario de la Plaza de Toros de Barcelona, Víctor Font. Inaugurándose el día 2 de junio de 1886, con la actuación de los diestros Salvador Sánchez Frascuelo y Rafael Molina Lagartijo.

Publicidad
Banner Le Must Decor

Hazte embajador de Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios