Líderes en La Rioja Alta

104.316 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Haro finalizando el siglo de sus luces (IX)

Haro finalizando el siglo de sus luces (IX)

El 6 de julio de 1891 el alcalde Norberto Salazar iniciaría el proyecto para solicitar la instalación de una sucursal del Banco de España en la villa
Edificio que albergaría las primeras oficinas del Banco de España en 1892 derruido en 2005 | Foto: Fernando de la Fuente

La primera iniciativa para crear un centro de investigación vinícola en la villa sería comentada por el alcalde José Garate, el 15 de septiembre de 1886. La idea, que le había sido transmitida por el comerciante Emilio Fernando, lograría que el señor Garate se interesase en el asunto delegando su estudio a la Comisión de Policía y comprometerse, de tener éxito la petición a la superioridad, a facilitar el edificio necesario y dos hectáreas de viñedo para experimentación al Ingeniero Agrónomo que enviase el Estado.

Este primer conato quedaría en suspenso retomándose el asunto el 8 de junio de 1891, fecha en la que el Conde de Hervías comunicaría que se había consignado en el presupuesto gubernamental la cantidad necesaria para la creación de una Estación Enológica en la Rioja, mostrándose el Director de Agricultura, Joaquín Escrivá de Romaní, deseoso de que se estableciese en Haro. Información que no desaprovecharía la Corporación ya que, en la misma sesión, acordaría remitir un escrito solicitando su concesión al Ministro de Fomento, Santos Isasa Valseca.

Centro de investigación vinícola

Para reforzar la petición, un mes más tarde, el 6 de julio, se acordaría que el alcalde Norberto Salazar y el segundo teniente de alcalde Luis Mozos, viajasen a Madrid a negociar la concesión, estando tan seguros de su consecución que, en un principio, ya se había pensado en que se ubicase en el antiguo cuartel de la calle Los Corrales, hoy Linares Rivas, y que el industrial Dionisio del Prado facilitase algún viñedo para experimentación.

Publicidad
Banner Le Must Decor

El 14 de enero de 1892, el Marqués de Francos, León López Francos, interesaría en el asunto a los Ministros de Fomento, Aureliano Linares Rivas, y al de Gobernación, Francisco Silvela, así como al Diputado por el distrito de Haro, Amós Salvador. Políticos que aceptarían de buen grado la recomendación del señor Marqués, ya que el 30 de enero de 1892 el primer teniente de alcalde Leopoldo González, reuniría, en sesión extraordinaria, al Ayuntamiento para poner en su conocimiento el telegrama que el director de Política de la Presidencia del Consejo de Ministros, Conde de Villana, en el que manifestaba que, por Real Orden del día 25 de enero, se había concedido a la ciudad de Haro una Estación enológica.

Primera ubicación de la Estación Enológica

En sus primeros años de existencia estaría ubicada en la calle del Portillo, hoy San Felices, número 1, inmueble propiedad de los hermanos Salinas de Medinilla y Gojenola, que además de poseer una buena bodega reunía las mejores condiciones para el servicio de la estación, alquilándose por 6 años pagando 10 pesetas de alquiler diario. El mismo año, sería nombrado director Mariano Díaz Alonso, que tomaría posesión de su cargo el día 8 de octubre, comenzando su labor pedagógica el 10 de marzo de 1893.

Publicidad

Las obras de acondicionamiento serían dirigidas por el arquitecto municipal Siro Borrajo, siendo adjudicadas, en subasta celebrada el domingo 25 de diciembre, a Antonio Peña por 4.340 pesetas.

El 6 de agosto de 1893 abandonaría su puesto el señor Díaz Alonso, siendo relevado por Víctor Cruz Manso de Zúñiga y Enrile, natural de Vitoria, quine propondría nuevas obras que se llevarían a efecto durante 1894 bajo la supervisión del ahora Arquitecto municipal Luis Domingo de Rute.

Los primeros viñedos para experimentación serían cedidos por Saturnina García Cid en El Crucero, pasando posteriormente al término de El Mazo.

El primitivo inmueble de la calle San Felices sería desalojado por la Estación Enológica durante el mes agosto de 1917, pasando a ocupar los nuevos edificios construidos en “Villa Cafarelli”, finca ubicada entre la Carretera nueva y carretera de Anguciana adquirida a los hermanos Fernández Baquero en 1906 por 12.000 pesetas, 6.000 con cargo a la Diputación y la misma cantidad al Ayuntamiento, precio rebajado por los propietarios, ya que el arquitecto municipal José Villar Lozano la había tasado en 14.951,50 pesetas.

El 6 de julio de 1891 el alcalde Norberto Salazar iniciaría el proyecto para solicitar la instalación de una sucursal del Banco de España en la villa, exponiendo las grandes ventajas que para el comercio, industriales y almacenistas de vinos reportaría su establecimiento. Bien acogida la idea, y tras acordar enviar una instancia al gobernador de la entidad, la Corporación delegaría en su persona y en el segundo teniente de alcalde Luis Mozos para que se trasladasen a Madrid para negociar su apertura.

Haro finalizando el siglo de sus luces (IX) 1
Edificio del Banco de España en construcción | Foto cedida por Javier Garrido

Bien acogidos por el Gobernador del Banco de España, incluso les prometería enviar un inspector para que tomase datos sobre la producción industrial y las exportaciones harenses, a la vez que examinase el local donde se ubicaría la sucursal. La visita, que sería realizada por Eugenio Moriones, durante el mes de agosto, conllevaría a la necesidad de buscar y facilitar al banco el local apropiado para su instalación, llegándose a un acuerdo para que la compra o la renta fuese de cuenta del Ayuntamiento. Siendo seleccionada la casa número 4 de la calle de El Pardo, que sería acondicionada por los arquitectos José María Aguilar y Eduardo Adaro, acordándose conceder la acometida de agua y una incandescente para la puerta, en sesión celebrada el día 2 de noviembre.

Asimismo, se fijarían tres carteles en las respectivas fachadas prohibiendo hacer aguas mayores y menores en el lugar, bajo la multa que tuviese a bien decidir el Alcalde. La entidad iniciaría su labor financiera el 19 de enero de 1892.

Este primer inmueble sería sustituido en el siguiente siglo, 17 de noviembre de 1924, por el magnífico edificio de la calle de la Vega, y sería derruido, totalmente olvidado, durante el mes de agosto de 2005.

Publicidad
Banner Castro Electromecanica

Hazte embajador de Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios