Líderes en La Rioja Alta

95.949 visitas en Febrero. Certificado por OJD.

Estás leyendo: El jarrero Miguel Ángel Ibarra publica su primera novela: ‘Basado en Ana Rosa’
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El jarrero Miguel Ángel Ibarra publica su primera novela: ‘Basado en Ana Rosa’

Ibarra, presidente de la comisión organizadora del Concurso de Piropos a la Virgen de la Vega, escribió la historia en los años 90 y con el confinamiento decidió rescatarla de un cajón
Miguel Angel Ibarra

Desde hace décadas, Miguel Ángel Ibarra es el encargado de mantener la tradición del Concurso de Piropos a la Virgen de la Vega, un certamen poético dedicado a la patrona de Haro cada 8 septiembre. Por ello, ha estado en contacto directo con la creación literaria que alimenta muchas disciplinas y escenarios. Pero ahora es el propio Ibarra el que ha dado el salto a la creación literaria, aunque el germen venía de muy lejos.

Así, Ibarra presenta su primera novela, ‘Basado en Ana Rosa’, aunque sin desvincularse de la poesía que lo relaciona con el tradicional concurso dedicado a la Virgen de la Vega: “Amor, pasión, locura y muerte”. Sin duda, se trata de sentimientos vitales que definen al ser humano y que están dentro de una historia que nace de “la exposición mental de un ser humano, sencillo y puro, al torbellino de un sentimiento tan sublime y peligroso como lo puede ser el amor platónico hacia una figura que aparece inalcanzable a las fuerzas del sujeto. Amor, que aun desprovisto del determinante sexual, deviene en obsesivo y perturbador hacia el punto de hacer que la existencia del protagonista acabe en ese frenesí de emociones que provoca el omnipresente nombre de su amada, Ana Rosa”.

Una historia rescatada de un cajón

Una sinopsis que desvela la formación académica del autor y por donde tira la historia de su primera novela. “Es un estudio psicológico de este joven, como pudiera serlo de cualquier otro joven así determinado, al que se añaden sucesos extraños y extraordinarios que perfilan una consecuente trama llega de intriga y misterio que va a atrapando al lector en un ‘in crescendo’ que no se resolverá hasta el final de la novela”, describe Ibarra.

Y es que Ibarra es licenciado en Psicología Clínica y diplomado en profesorado de Ciencias Humanas, y eso se nota. “Inquieto, al margen de mi profesión, por la filosofía, la psicología y la propia literatura”, ha realizado algunas colaboraciones en su entorno habitual, ha escrito varias obras cortas de narrativa y poesía, siendo ésta su primera novela de larga duración y que preside desde hace más de dos décadas la comisión organizadora del concurso poético “más longevo de La Rioja”, destaca.

“Desde niño” le gustó escribir relatos “en el aire. Algunos de ellos los escribí en papel u ordenador y ahora los he podido reflejar y publicar en mi propia página web”, explica Ibarra, que cuenta que con uno de ellos consiguió el primer premio del quinto concurso de relatos de la Cofradía de San Felices. Hace pocos años ganó también el premio al mejor pregón de las fiestas de junio. “He escrito bastantes artículos para la Cofradía de la Vega y algunos poemas, y mi participación durante más de 20 años como presidente de la comisión organizadora del concurso de piropos y la edición que hice del libro ’30 años de piropos a la Virgen de la Vega’ dejan muy clara mi adhesión entusiasta al mundo de la literatura”, subraya.

Eso sí. Nada igual al siguiente escalón que ha subido, como es la publicación de esta novela, ayudado por su formación en Humanidades y por su condición de psicólogo que le han ayudado, durante todos estos años, a “comprender más profundamente el alma humana”.

‘Basado en Ana Rosa’ es una novela que sorprenderá al lector, aunque Ibarra advierte que “los lugares y los personajes son prototípicos. Es decir, no pretenden describir lugares o personas concretas sino prototipos que pudieran apuntar a cualquier lugar o cualquier persona que se encuentre en esas circunstancias concretas”.

El lugar donde desarrolla la primera parte de la historia, la ciudad de Lago, es “una típica pequeña ciudad provinciana y veraniega a la que, a poco que se escudriñe, se encontrará un endiablado parecido con nuestra ciudad de Haro. ¿Por qué será?”, se pregunta Ibarra con diversión en su voz. Y va más allá: “El ambiente y los detalles se corresponderían con el Haro de mediados de los años 60 del pasado siglo, si bien en ningún momento se hace mención al tiempo de desarrollo de la acción por la búsqueda de tiempos y lugares prototípicos”, explica.

Portada diseñada por su hija Karen

La novela está narrada en primera persona por el protagonista y la historia tiene su origen en algo que es “inconcebible” para el propio autor: “Acaban de matar a quien había sido hasta ese momento la base de su existencia. ¿Cómo había podido suceder?”, se plantea Ibarra. “La narración repasa el proceso psicológico por el que atraviesa este sujeto desde el brutal enamoramiento de Ana Rosa (mezcla de Lolita y mujer fatal) hasta el trágico desenlace”.

Lo curioso del salto de Ibarra es que la novela “la escribí a finales de los años 90 por eso de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro, ya que sólo me quedaba esto último, y aunque me sentía muy capaz de hacerlo y de hacerlo bien, al releerlo me pareció tan genial y bien escrito que me animé a presentarlo a los mejores premios literarios del país”. Pero no hubo suerte. “Lo guardé en el cajón hasta este pasado año, y con el confinamiento decidí recuperar el relato y publicarlo por fin, gracias a las facilidades que hoy dan las editoriales y muy especialmente Amazon”, señala Ibarra, que ha contado con la ayuda de su hija Karen, publicista de profesión, que se ha encargado del diseño de la portada.

También te puede interesar...

Comentarios

Publicidad
Banner Reincidentes

Comentarios