Foto destacada: https://hardwaresfera.com

Si retrocedemos unas décadas (no es necesario llegar hasta el Pong, primer videojuego) vemos que se trataba de un género como tal: estos juegos que se visualizaban en una pantalla, pequeña o grande, eran un tipo de juego más, entre otras categorías como los juegos de mesa, de patio, de fiesta o incluso los olímpicos. En el momento presente, sin embargo, dentro del género de videojuegos existen un sinfín de variedades.

Si anteriormente podíamos catalogarlos en acción, shootter, puzzle, lucha, deportes (y conducción) y alguno etiquetado como de rol, la tecnología ha logrado generar nuevas variantes, sea a base de infraestructuras que propician o facilitan un nuevo mecanismo de competición o colaboración, sea por diferentes inventos de hardware que han revolucionado la manera de comunicarnos con las pantallas.

Los videojuegos de mayor éxito se juegan en red

De este modo, ya viene de antigua la posibilidad de jugar en red. Primero fue en los cibercafés con conexiones por cable, y más adelante llegó la conexión por Wi-Fi, que marcó una auténtica revolución para jugar contra otras personas que se podían encontrar incluso en la otra punta del mundo.

Más aún cuando las videoconsolas implementaron conexión a internet, y mucho más a partir de que lo hicieron los teléfonos móviles pasando a convertirse en smartphones. Hoy por hoy, los videojuegos que mayor éxito están obteniendo se juegan en red y han llegado al mundo de la competición a través de los eSports.

Aparte de lo que ha logrado la infraestructura de redes inalámbricas y la era smartphone, otros inventos y gadgets han cambiado las interfaces de juego. Sí que es cierto que todos recordamos en las salas recreativas el juego del cazador que dispara a los patos con un arma “de verdad”, y cómo el perro se reía cuando no acertábamos.

Pero fue Sony PlayStation quien abrió la veda con los micrófonos de SingStar o la guitarra de Guitar Hero, o los mandos para el Buzz para 4 jugadores. La PS2 se posicionó como el alma de la fiesta hasta que hizo su aparición la Nintendo Wii con sus mandos de movimiento, el WiiSports y el WiiParty. Añadió una funcionalidad extra con la WiiFit y hemos podido comprobar que no tuvieron una mala idea cuando Microsoft y Sony replicaron sus mandos de movimiento. PSMove fue la respuesta de Sony, pero años después, incluso Apple se animó con su AppleTV de cuarta generación con el Siri Remote, que detecta movimiento y voz para un catálogo de juegos en constante crecimiento.

Por supuesto, no podemos olvidarnos del elemento más importante de todos, el que ha democratizado el sector de los videojuegos adaptándolos a todas las edades y niveles de conocimientos tecnológicos: las pantallas táctiles. Ya existían en terminales de Nokia o LG, pero fue el iPhone quien marcó un antes y un después con las primeras pantallas multitouch. Estas son grandes responsables de que niños de edad preescolar (hablamos, por supuesto, incluso de bebés de meses), pero también personas de la tercera edad, hayan accedido a los videojuegos de diferentes categorías: educativos, de simulación, o incluso de ruleta o poker en vivo. La prueba de ello es que personajes de la talla de Carlos Sobera están patrocinando a marcas como 888.

El alcance del juego gracias a las pantallas táctiles o las conexiones inalámbricas han conseguido que no sólo adolescentes y jóvenes jueguen a diario, sino adultos hechos y derechos, y niños muy pequeños que encajan piezas geométricas virtuales en los correspondientes huecos en la pantalla.

Gafas de realidad virtual

En los últimos años, el hardware que se ha incorporado para aportar un valor añadido a la experiencia de juego han sido las gafas de realidad virtual como las de Google para una inmersión en 360 grados en diferentes tipos de juego. Samsung ha conseguido interesantes alianzas para que sus gafas sean utilizadas con fines comerciales en las ferias y eventos, pero también incluso en parques temáticos para darle un giro de tuerca a diferentes atracciones.

En el Parque Warner de Madrid, por ejemplo, la montaña rusa invertida del Arkham Asylum desde hace algún tiempo incluye estas gafas para introducirse en una experiencia en un escenario muy distinto al que realmente recorremos al deslizarnos por los raíles. Pero también, sin necesidad de gafas de ningún tipo, los desarrolladores están creando juegos para smartphones que aprovechan la realidad aumentada. Si bien es cierto que hace años que existe, es ahora, justo cuando los teléfonos han alcanzado las mismas prestaciones que los ordenadores, que se puede llevar a cabo con fluidez una interfaz de este tipo. Así lo han demostrado juegos como Pokemon Go o Jurassic World Alive, o Thomas Minis para los más pequeños. Para los más coquetos, y sobre todo las más coquetas, han aparecido numerosas apps para cambiar virtualmente nuestro aspecto, añadiendo una nueva categoría lúdica al sector de los videojuegos: la de simulación de características físicas.

Por último, no podemos obviar el hecho de que la aparición de los micropagos, las modalidades free to play y compras integradas y la posiblidad, para los juegos de casino, de apostar en línea, son un excelente avance para personalizar la experiencia de juego, a la par que han conseguido que el sector de los videojuegos sea mucho más lucrativo para los desarrolladores, que antes vendían muchas menos unidades con pagos únicos de 50€ mientras que ahora millones de usuarios desembolsan algo más de un euro regularmente por obtener actualizaciones, eliminar publicidad o desbloquear personajes y/o eventos, lo que los anima a seguir innovando para conseguir que los jugadores sigan comprando, con lo que finalmente, todas las partes salen beneficiadas y el catálogo de categorías y videojuegos sigue aumentando de manera paulatina.

Foto destacada: https://hardwaresfera.com

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.