Recuerdo aquellos atascos los domingos cuando mi familia y yo subíamos a aquel viejo Ford Escort de mi padre y enfilábamos la carretera de La Coruña para salir de Madrid a pasar el domingo en la sierra madrileña. Mis hermanos y yo jugábamos a adivinar el color del siguiente coche que nos adelantaría, haciendo imposibles apuestas… Soñábamos despiertos…

En China también les gusta soñar, aunque a veces da la sensación de que viven tan juntos que rara vez queda espacio para los sueños.

Banner Entre Copas 2

El sistema laboral Chino hace que las vacaciones de sus más de 800 millones de personas en edad de trabajar coincidan en dos semanas al año, una en octubre denominada ‘Vacaciones Nacionales’ y la primera de febrero donde celebran su curioso ‘Año nuevo Chino’. ¡Este año entramos en el año del Pollo!

Se suma otro factor a esta masiva migración: China ha tenido a bien concentrar el desarrollo de su sociedad alrededor de núcleos urbanos y olvidarse de pequeñas y medianas ciudades donde el empleo y crecimiento urbanístico se ha dejado de lado. Esto hace que millones de personas se hayan visto obligados a emigrar y buscarse la vida en ciudades como Pekín, Shanghai o Shenzen. Estas ciudades han tenido un crecimiento brutal y han acogido a millones de emigrantes nacionales, pero llegadas las vacaciones nacionales tienen que hacer frente a hordas de personas que quieren salir de la ciudad y visitar a sus familias en sus ciudades de origen.

Algunas cifras

El tren sigue siendo el preferido y en este transporte viajarán 356 millones de personas, según lo previsto por las autoridades.

En avión se producirán 58,3 millones de desplazamientos, mientras que se prevé que por barco se realicen 43,5 millones de viajes durante esta festividad.

La verdad es que China ha conseguido tejer un sistema de transporte público desde el ámbito local y empezando por el súper efectivo sistema de metro y autobuses de Shanghai pasando por la extensa red ferroviaria hasta los bien organizados aeropuertos, nutridos por más de 10 compañías aéreas con precios competitivos y hasta el momento seguras.

Un expatriado como yo, durante el año nuevo chino se queda muy ‘quietecito’ en su ciudad de adopción por varias razones, pero principalmente debido a los inflados precios para comprar un ‘ticket’ o reservar un hotel.

También hay que tener en cuenta que todo está vendido meses antes, por lo que las opciones pasan por viajar lejos de China (no vale Asia, ya que todo Asia será China durante una semana) o bien aprovechar para hacer bricolaje en casa, ver series o aprovechar para hacer visitas culturales por la ciudad y tratar de aprovechar el tiempo de la mejor manera.

Eso sí, por muy bien organizados que estén, el caos se respira en todos los lugares públicos de las ciudades más turísticas. Y a las fotografías me remito.

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 0 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)