Hoy voy a comenzar con tres preguntas:

  1. ¿Alguna vez ha asistido a una clase, taller o seminario y el ponente o formador ha lanzado una pregunta de la cual sabías la respuesta?
  2. ¿Qué hiciste a continuación?
  3. ¿Respondiste o callaste?

Lo que te enseñaron en la escuela

En la escuela tuviste la oportunidad de aprender sobre muchas materias diferentes entre sí. Matemáticas, lengua, música, y otras muchas. Además, aprendiste a cómo estudiar conceptos teóricos para aprobar los exámenes y pasar de curso.

Colegio, instituto, universidad…

Todo ello, junto con tus experiencias vitales han podido hacer que cuando acudes a una formación del tipo que sea, conozcas la respuesta a la pregunta lanzada por la persona que tienes en frente. Es decir, tienes el conocimiento.

Lo que no te enseñaron en la escuela

No todo el mundo que conoce la respuesta a la pregunta que lanza el ponente toma la decisión de responderla, como parece lógico en un principio. Quizás tú fuiste el primero en conocer la respuesta a la pregunta, pero hubo otra persona que aun descubriendo la respuesta unos segundos después, la responde primero.
Y la realidad es que no importa quién lo piense primero, tan solo importa quién actúa primero.

El conocimiento, por si solo, no sirve de mucho

Lo que marca la diferencia es lo que eres capaz de hacer con ese conocimiento.
O lo que es lo mismo, tus habilidades.

Habilidades como:

  • Salir de tu zona de confort.
  • Tomar riesgos.
  • Tomar decisiones.
  • Exponerte.
  • Pedirte más a ti mismo.
  • Hablar en público…

Habilidades todas ellas que por desgracia no aprendiste en tantos años de escolarización. Este problema afecta a personas de todas las edades y todos los ámbitos. Muchos creen que estas habilidades son innatas y que no se pueden aprender. Sin embargo, cualquier habilidad puede ser entrenada. Estas también.

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.