Si alguna vez te has interesado por el mundo del Coaching y has descubierto que el Coach no te dice en ningún momento lo que tienes que hacer, quizás te hayas quedado con la duda de qué se trabaja, realmente, en cada sesión.

Lo cierto es que no existen dos sesiones iguales. Cada cliente es diferente, y como tal, piensa, siente, actúa y aprende de manera diferente.

Sin embargo, sí existen ciertas áreas de la vida de una persona que forman parte del núcleo de todo Proceso de Coaching. Ya que se encuentran en la base del iceberg que sostiene a cada persona, y a menudo no les prestamos la atención que se merecen.

Veamos cuáles son estas 5 áreas principales.

1. Valores
Los valores de una persona son los que deben guiar sus pasos en todo momento. El problema es que cuando nacemos nadie nos da un papel con nuestros principales valores escritos. Y como consecuencia, hay muchas personas que van por la vida sin prestar atención a este asunto. Tomar conciencia de cuáles son tus valores principales te ayudará a vivir más en paz contigo mismo y tomar buenas decisiones. Entendiendo por buenas decisiones aquellas que te hacen sentir bien.

Existen infinidad de valores tales como: familia, abundancia, ayudar a los demás, riqueza, amistad, lealtad, compromiso, etcétera.

2. Creencias
Otro aspecto clave que se trabaja en las sesiones de Coaching son las creencias. Las creencias son esas opiniones en forma de frases que tenemos grabadas a fuego y que, en muchas ocasiones, ni siquiera somos conscientes de ellas. Las creencias pueden ser limitantes o potenciadoras. El objetivo principal en este aspecto pasa por detectar las creencias limitantes que tenga el cliente y trabajarlas de manera que dejen de suponer un freno a su crecimiento.

3. Emociones
En el caso de las emociones ocurre algo parecido a las creencias. Existen emociones agradables que empoderan al cliente a conseguir sus objetivos, y por lo tanto, es importante que las tenga presente y las evoque en los momentos necesarios. Por otro lado, están las emociones limitantes, las cuales pueden llegar a suponer un verdadero obstáculo a la hora de conseguir una meta. Trabajar estas emociones y sustraer su intención positiva es lo que a menudo marca la diferencia a la hora de conseguir buenos resultados.

4. Comportamientos
Como decía al inicio, los valores, las creencias y las emociones, se encuentran en la zona sumergida del iceberg. Lo que hace posible que la parte visible, los resultados, flote.
Entre ambas partes, la no visible, y la visible, se encuentran los comportamientos.Tus comportamientos, tus hábitos, y en general, la forma en que hagas las cosas es lo que te llevará a tener éxito en tus metas, o no. De ahí que los comportamientos sean una parte importante dentro de un Proceso de Coaching.

5. Autosabotaje
Un quinto elemento que aparece con gran frecuencia en las sesiones es el saboteador interno. Este está especialmente relacionado con las creencias, y es esa vocecita que te dice que no puedes, que esto no es para ti, o que no eres lo suficientemente bueno. Es importante entender que tu autosaboteador te hace pensar en pequeño, y a partir de ahí ser capaz de reconocerlo y no darle la credibilidad que no tiene.

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 4 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)