Consejos para mantener más segura tu red WiFi

Hay que hacer hincapié en la gravedad de que un usuario se cuele en tu red sin autorizadión. Al final es como si alguien se te colase en tu casa sin que tú estuvieras en ella

Existen técnias que se orientan a hackear redes WiFi que en la mayoría de los casos son muy sencillas de aprender por los internautas, incluso por aquellos que no tienen conocimientos avanzados en la materia.

Tienes que saber que en esta vida no hay nada seguro que no lo sea en un 100%. Si estás experimentando que la conexión WiFi de tu hogar o empresa va mucho más lenta de lo normal, sufres cuelgues continuos o cualquier tipo de anomalía, puede que tengas un usuario que está usando tu conexión de forma gratuita y que ni tan siquiera tú seas consciente de ello. Ahí van algunos consejos para mantener más segura tu red WiFi.

Claves WiFi más seguras

Las claves WiFi son uno de los métodos que tenemos a nuestra disposición para impedir que cualquier persona no autorizada se nos pueda colar a Internet o incluso en nuestra red local y acceder a nuestros archivos privados.

Aunque estas claves pueden parecer de primeras muy seguras, existen métodos de hackear WiFi que pueden conseguirlas en cuestión de minutos.

Por todo ello hay algunos consejos básicos que tenemos que tener en cuenta para mantener segura nuestra red WiFi:

  • Mantener la red siempre cerrada. Las redes WiFi abiertas, sin protección, son las más inseguras. Cualquier persona que consiga estar dentro del alcance de la misma se podrá conectar.
  • No a las configuraciones por defecto. Cualquier router dispone de una configuración básica con una clave que viene en forma de etiqueta pegada en el aparato. Hay que desechar esta opción. Lo primero que tenemos que hacer es entrar en la configuración interna (se puede hacer normalmente introduciendo en cualquier navegador una IP concreta) y cambiar la clave.
  • Encriptación. Y no sólo hay que cambiar la clave. Hay que asegurarse de que la encriptación de la misma es la más fuerte posible.

Estos consejos van a evitar que cualquier usuario básico pueda hackear el WiFi, pero si estamos ante la intromisión de un avanzado hacker, tendremos que realizar procedimientos aún más complejos.

Hay que hacer hincapié en la gravedad de que un usuario se te cuele en tu red sin autorización. Al final es como si alguien se colase en tu casa sin que tú estuvieras en ella. Disminuirá el ancho de banda y te expones a un posible robo de datos personales o incluso el robo de identidad.