¿Cómo prevenir y gestionar los impagados?

Para una empresa o incluso un pequeño autónomo ir persiguiendo a estos clientes para que paguen puede tener un impacto enorme sobre la eficiencia y el rendimiento del trabajo

Tener tu propia empresa o ser autónomo es un reto motivador pero también puede comportar auténticos dolores de cabeza. Sobre todo si nos referimos al cobro. Es complicado trabajar con clientes o proveedores con los que el pago no se hace al momento sino que puede conllevar tiempo. Para una empresa o incluso un pequeño autónomo ir persiguiendo a estos clientes para que paguen puede tener un impacto enorme sobre la eficiencia y el rendimiento del trabajo. Lo mejor sería emplear este tiempo en hacer crecer el negocio y no en perseguir a los morosos. Pero, ¿cómo prevenir y gestionar los impagados?

Consejos para prevenir y gestionar impagados

  1. Contrata a una empresa que lo haga
    Si te lo puedes permitir lo mejor es dejar en manos de un experto la gestión de los impagados. Expertos en deuda, gestión de crédito y facturación te ayudarán a mantener las finanzas de tu empresa en orden y tú podrás invertir el tiempo en hacer crecer tu negocio. Intrum Empresas es una de estas corporaciones expertas en ayudar a pymes, autónomos y empresas de todo tipo a gestionar la deuda e incluso a hacer frente al IVA de las facturas impagadas. ¡No te lo pienses!
  2. No dejes pasar mucho tiempo
    Si eres tú el encargado de ir a perseguir a los morosos, no dejes pasar el tiempo. El tiempo juega a favor del que te debe dinero pero no a favor tuyo. Piensa que algunas deudas tienen plazo de vencimiento. Así que reclama el dinero antes de que se pase el plazo, que no te de pereza hacerlo. Y si no sabes cómo afrontarlo, entonces acude a un experto. Piensa que los impagos pueden poner en peligro la viabilidad de tu empresa.
  3. Estudia a tus clientes
    Si haces negocio con empresas no te lances a la piscina con el primero que te prometa el cielo. Cuando una empresa quiera hacerte una compra importante de golpe, estudia y analiza las posibilidades que esta tiene de pagarte. Solo conociendo detalladamente a tu comprador podrás anticiparte a problemas como futuros impagos.
  4. Establece un límite de riesgo a cada cliente
    Si quieres minimizar el volumen de dinero impagado entonces establece un límite de impago para cada cliente, es decir, la cantidad máxima de crédito que estás dispuesto a arriesgar para aquel cliente en concreto. Es la manera de poder evitar impagos de grandes sumas de dinero. Si tienes clientes de confianza puedes eliminar este límite o ampliarlo.
  5. Firma contratos
    Y por supuesto, ¡todo debe quedar por escrito! El contrato es lo que establece la relación con el cliente y es allí donde podrás apoyarte en caso de impago. En este contrato especifica las condiciones que debe cumplir el cliente en caso de impago o el derecho de tu empresa a reclamar lo que le pertenece. El contrato es la herramienta preventiva más importante, porque si el cliente la firma tendrá que cumplir lo que dice, sino, estará violando el acuerdo y podrías denunciarlo.

Es fácil aconsejar todo esto pero difícil ejecutarlo. Además, para hacer un buen contrato o establecer medidas concretas es importante tener mucho conocimiento, para eso lo mejor es dejarte asesorar por un experto.