Líderes en La Rioja Alta

143.831 visitas en Marzo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Los hechos bélicos en Haro (I): principales hitos guerreros anteriores al 13 de marzo de 1834

Los hechos bélicos en Haro (I): principales hitos guerreros anteriores al 13 de marzo de 1834

Hoy comenzaremos esta pequeña serie como paréntesis en la descripción de los términos con la que podemos considerar la última batalla, refriega más bien, que se ha producido en nuestra ciudad
Arco de San Bernardo, puerta de la Villa Bortares o Portares y arco de Santa Bárbara | Archivo: Carlos Mena

Con este capítulo comenzaremos el primero de una serie de monográficos que relaciona Haro y sus términos con diferentes temas, tales como hechos bélicos, viticultura o historia funeraria que intercalaremos con las últimas descripciones de las demarcaciones jarreras.

Hoy comenzaremos esta pequeña serie como paréntesis en la descripción de los términos con la que podemos considerar la última batalla, refriega más bien, que se ha producido en nuestra ciudad. Realizaremos una somera revisión del Haro más bélico presentando una corta exploración de los principales hitos bélicos de nuestra villa, su relación con los territorios, las estructuras y los hechos más significativos que trajeron los diferentes conflictos a nuestra Villa, posteriormente Ciudad.

Nada conocemos acerca de los acontecimientos bélicos de la Edad Antigua y de parte de la Alta Edad Media. Pero hemos de colegir que, realmente, existieron pendencias en estas épocas en nuestro territorio. Sin embargo, el silencio de las fuentes nos hace dejar simplemente enunciada esta conjetura plausible, pero indemostrable. Únicamente podemos afirmar la existencia de la fortaleza de Bilibio, junto a su Faro, y la torre de señales de la Mota en el actual núcleo urbano (tema que ya tratamos en el capítulo 28 de esta serie) en la época tardoantigua o principios de la Alta Edad Media.

Publicidad
Banner catas by la rioja premium
Los hechos bélicos en Haro (I): principales hitos guerreros anteriores al 13 de marzo de 1834 1
Pendón o bandera de nuestra Ciudad.https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Pend%C3%B3n_de_Haro.svg

Será Felipe Abad León el primero en mencionar una batalla en nuestro territorio, tratándose de una razzia dirigida por Abd al Karrin en el año 816. Esta acción seria dirigida contra el reino Astur y tropas pamplonesas aliadas, comandadas por Alfonso II y Velasco el Gascón respectivamente, en los confines de la Castella Vetula, la Vieja o del Ebro. Según el relato de este cronista arnedano los cristianos saldrían derrotados en el lugar denominado Wadi Arum, que el Abad León identifica con nuestro término municipal. Sería, según el historiador y Cronista Oficial de la Rioja, el debut bélico histórico de nuestra región. Hoy en día esta tesis está un tanto en entredicho, identificándose Wadi Arum como el valle del río Oroncillo, cercano a las localidades de Pancorbo y Miranda.

Por otro lado serán los Velas alaveses, en la persona del conde Jiménez Vela, quienes fortificasen los pasos hacia Castilla, reconquistándolos a finales del siglo IX. Uno de estos pasos era el ya nombrado castillo de Bilibio, denominado “Biligio”, junto al de Cellorigo. Asimismo, en los viejos cronicones astures se mencionan las acciones de Ordoño I, que en el año 854 le trajeron hasta nuestra tierra, en un ataque directo contra los árabes de Tudela. Primeras menciones que necesitan un mayor estudio para poder esclarecer la exactitud histórica relacionada con nuestra ciudad, un incipiente burgo aglutinador en su génesis.

Publicidad

De siglos posteriores comenzamos a tener noticias más fiables. Por ejemplo, sabemos que nuestra ciudad sufrió un doble sitio en los años 1116 y 1124 dentro de los litigios entre Alfonso I el Batallador y su esposa Urraca. Esta última, tenía como uno de sus apoyos a Diego López de Haro, señor de nuestra ciudad. En las constantes desavenencias del matrimonio, que se manifestaban en una serie interminable de luchas y guerras, el aragonés sostuvo los dos sitios. En el primero parece que, por un acuerdo, pudo levantarse el asedio a pesar de ceder la tenencia de la Villa y la más importante de Nájera a magnates aragoneses.

El de Haro aparece dentro de los nobles que ayudan al Batallador en la toma de la importante plaza de Zaragoza en 1118. Será en la enésima divergencia del matrimonio, en 1124, cuando se levantarían en armas Diego López de Haro y Ladrón Íñiguez, por lo que el Batallador volvería a asediar la villa. Posiblemente en esta campaña fallecería Diego López de Haro, distinguiendo el rey maño a Ladrón Íñiguez con los títulos del finado tras llegar a algún tipo de concordia con el noble navarro. Decimos que falleció ya que no vuelve aparecer en la firma de los diferentes documentos, o ser mencionado en los legajos, tras la firma de una de una cesión de tierras por parte de Doña Urraca en 1124.

Los hechos bélicos en Haro (I): principales hitos guerreros anteriores al 13 de marzo de 1834 4
Lienzos del palacio de los Ollauri en el Palomar (parte superior). En estos terrenos se habría construido la casa solar de los López de Haro en el siglo XII. Los actuales restos serían muy posteriores. Existe un cartel que informa de la existencia de unas murallas que no se corresponden con los restos, ni tienen fundamento histórico. Simplemente son muros de contención modernos | Foto: Carlos Mena

Pasado algo más de un siglo sería el rey Sancho IV el Bravo quien sitiase y destruirá las murallas de Haro tras haber asesinado en Alfaro, por la espalda, a Lope Díaz III de Haro, señor de nuestra población, entre muchos e importantes títulos, ya que se comentaba que mandaba más que el Rey. De nuevo es un López de Haro el iniciador de la acción bélica regia contra nuestra población, los hechos de Alfaro hicieron que el rey castellano iniciara una acción para ocupar los territorios del poderoso súbdito que había asesinado.

Será frente Haro donde será frenado retrasándole y permitiendo que los territorios vascos fieles a Lope se organizasen. Sancho IV tomará por fin la Villa destruyendo sus murallas castigando a la población, en particular a los judíos e incluso promulgaría una especie de “damnatio memoriae” del nombre de nuestro pueblo, comenzando a denominarse Villabona, aunque parece que la inquina contra nuestra villa no sería muy prolongada, ya que, en escasa fechas, encontrándose en la ciudad de Vitoria concedería los beneficios de una escribanía para la reconstrucción de las murallas.

Los conocimientos que tenemos de estas murallas, junto a sus puertas y torres, es un tanto confuso antes del siglo XV. Aparte de lo que la literatura nos cuenta acerca del enigmático “Castello Novo” de los tiempos del Batallador (defendido por los judíos) que pudiera estar situado en el cerro de Santa Lucia, como indica Madoz, o la casa solar de los López de Haro en el Palomar, poco conocemos de las defensas contemporáneas a los sitios.

Como ya hemos expresado, anteriormente al siglo XV, nuestros conocimientos de la construcción y diseño de las diferentes estructuras es bastante difuso, escapándose a la temática de este artículo y que trataremos de explicar en una próxima serie sobre la Villa y Ciudad.

Es a partir de esta fecha cuando ya contamos con datos más fiables que nos permiten presentar un pequeño bosquejo sobre la disposición de las murallas y demás estructuras bélicas. Su recorrido iba desde la actual calle San Felices (antiguo barrio del Portillo) con su puerta, el arco de San Bernardo hasta el Barrio de Garras y actual la calle de Santiago, en su máxima amplitud. En este primer tramo del barrio del Portillo encontraríamos dos torres, una de ellas casi inapreciable y la hoy denominada de los Presos (actual museo del Torreón).

Una vez en la Plaza de la Paz se situaría la puerta de la Villa, Bortares o Portares, derruida a inicios de los años treinta del siglo XX. Esta era un arco que daba entrada a la Villa por la calle Mayor, actual Santo Tomás, siendo el principal acceso a la Ciudad con un modesto torreón adjunto. A partir de aquí parece que la entidad de la muralla era menor porque se consideraba que un ataque por esta zona presentaba una defensa que no exigía la construcción de un gran cercado. Parece ser que habría un vallado denominado “Cerca pequeña”, al lado de Garrás, en el que sus casas presentaban una forma acortijada, esto es, formaban un cortijo o reductos que es una forma de construcción donde las casa configuraban un fortín al estar muy juntas.

Los hechos bélicos en Haro (I): principales hitos guerreros anteriores al 13 de marzo de 1834 7
Convento de San Agustín. En esta fotografía se puede apreciar la capilla que siguió en funcionamiento hasta el siglo XX | Archivo de Carlos Mena

Posteriormente esta zona sería reforzada dotándola de la solidez del resto de la muralla, junto a una puerta, el arco de Santa Bárbara, que sería el último en construirse y que nos ha llegado prácticamente sin modificaciones pudiendo observar su origen tardo-gótico en su manufactura. Existiría otra torre más, exenta, en el bario de los Olleros, en los antiguos Arrabales, junto a otras referencias, que trataremos en futuros artículos.

Publicidad
Banner Sociedad Riojalteña de Caza y Pesca 2024

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios