Líderes en La Rioja Alta

110.008 visitas en Junio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: “En ocasiones tratan de torearte, pero no quiero pensar que lo hacen por ser mujer”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“En ocasiones tratan de torearte, pero no quiero pensar que lo hacen por ser mujer”

La riojana Sonia Corral es, junto a Silvia Dorschnerova y Mayte Porro, la única delegada del fútbol masculino. Cumple su cuarta temporada en el Haro Deportivo
Sonia Corral y Aitor Calle
Sonia Corral y Aitor Calle | Foto: Donézar Fotógrafos

Sonia Corral, acostumbrada desde niña al alboroto de El Mazo, donde descubrió y fue alimentando su pasión por el fútbol de la mano de su padre Antonio Corral cumple su cuarta temporada como delegada del Haro Deportivo, el tiempo que ha necesitado para descubrir, no sin sorpresa, que el suyo constituye uno de los casos excepcionales, dentro del universo balompédico.

Porque ella, Mayte Porro, del CD Mirandés, y la delegada de la Selección española, Silvia Dorschnerova, son las únicas mujeres que han superado todos los prejuicios para desempeñar tan destacado papel en un equipo masculino de fútbol.

“Ni por asomo pensaba que fuera la única”

Ni se lo imaginaba. Por su cabeza no llegó a pensar, “ni por asomo, que fuera la única mujer” que desempeñase esa labor. “Aunque cuando han venido árbitros de Primera, como Del Cerro Grande, o de Segunda, es cierto que nadie conoce a ninguna mujer que ejerza de delegada. Presidentas, fisioterapeutas, psicólogas… Sí. Pero delegadas de equipo me decían que sólo conocían dos casos, el de Silvia y el mío. Lo que no deja de ser todo un honor”.

Publicidad
Banner Arca de Noe

Repaso a su trayectoria, como tal. Debutó en el banquillo riojalteño al lado de Julio Aranzubía y con la presente suma ya tres campañas al lado de Aitor Calle, habiendo vivido en primera persona la etapa más apasionante del club. Y eso que la propuesta le llegó de mano del entonces presidente Sergio García, a la conclusión del choque que los blanquinegros disputaron en El Rollo ante La Calzada al cierre del curso 2016-2017 y en el que, a pesar de la victoria jarrera (0-4), se consumaron dos desastres. El Haro no consiguió meterse en las plazas de playoff, por primera vez después de muchos años, y el equipo calceatense se vio abocado al descenso a Preferente.

Más curioso aún. La junta directiva decidió presentar su dimisión en bloque pero el nuevo equipo, liderado por Jesús Otero, mantuvo la oferta y Sonia pudo cumplir con su deseo de “echar una mano al club desde dentro. Estudié la propuesta, me pareció bien y tiré para delante”. Tan fácil como eso.

Y a partir de ahí es donde inició un recorrido “apasionante” y en determinadas ocasiones “curioso” porque, si algo advirtió desde el primer momento, es que “en ocasiones te tratan de torear. No quiero pensar que lo hacen porque soy mujer. Entiendo que es parte del juego el intentar sacar ventaja del partido que también se ‘juega’ en los despachos. Porque en ese sentido sólo he tenido mala una experiencia con un linier (no era español y entiendo que pudo ser por pertenecer a una cultura diferente) que me hizo sentir extraña, mirándome con desdén y preguntándose cómo podía ser yo la delegada. Resultó raro cómo me dio la mano y tuve la sensación de que no me trató como debería haberme tratado. Es la única vez”, sostiene abiertamente en todo caso, “que me he sentido discriminada o tratada al menos de forma diferente por ser mujer, porque fue algo que con el delegado del otro equipo no sucedió”.

No obstante, que pudiese mejorarse aún más ese riesgo de quiebra entre hombres y mujeres en su deporte es una posibilidad que Sonia sitúa en la utopía porque “pasaría por ver que juegan juntos en un mismo equipo hombres y mujeres y eso es imposible”. Así que apuesta por incrementar la cuota de representatividad femenina en otros estamentos, como el directivo o el técnico, respondiendo de esa manera a la mayor implicación de las mujeres en el ámbito del fútbol.

"En ocasiones tratan de torearte, pero no quiero pensar que lo hacen por ser mujer" 1
Sonia Corral, delegada del Haro Deportivo | Foto: Donézar Fotógrafos

Mientras tanto, disfruta al máximo de su labor y de intuir el alegrón que con ello ha dado a su padre, Antonio Corral, a pesar de no haberle traslado “el orgullo que seguro siente por ello”, algo que comenzó a advertir cuando se le pegó para seguirle a todos los campos desde hace más de diez años. “No me queda la más mínima duda”, sostiene igual de reconfortada que él, de que “está encantado”. Como ella, que se siente “realizada” con su labor y, al mismo tiempo, “querida y respetada dentro del equipo”.

Aunque bajar desde la grada al banco ha supuesto todo un cambio de perspectiva para Sonia. “Desde arriba es fácil criticar porque no sabes realmente lo que hay o lo que se habla dentro del vestuario. A veces se pide por desconocimiento la presencia de un jugador que está sancionado. Se juzga muy a la ligera. Dentro te enteras de a qué se juega, a qué se va o no se va en un partido. Y también te percatas de que todo lo que se ha planificado no se hace o no sale”. Es el profundo aprendizaje que se lleva, de momento en el zurrón.

“En muchos casos no saben cuál es mi papel en el Haro, qué hace un delegado”

Porque de la opinión que puedan defender los más reacios a ver en su puesto a una chica como ella, prefiere no hacer valoraciones. Le basta con haberse dado cuenta de que “en muchos casos no saben cuál es mi papel en el Haro, qué hace un delegado. La mejor manera de resolver esos planteamientos sería convocando una jornada de puertas abiertas para explicar en qué consiste ese cargo para que comprendiesen que lo pueden ocupar perfectamente tanto una mujer como un hombre. Y que hasta el hecho de ser mujer le da un plus por cómo somos nosotras, que vamos más al detalle”.

Y Sonia se lo demostró a sí misma, recuerda antes de meterse en faena, la anécdota que vivió en Tercera, cuando ejercía además como utillera. Con Aranzubía en el vestuario, iba colgando las camisetas en perchas y colocando el material de los jugadores, y al entrenador se le oyó decir: “¡Mira que llevo años en los vestuarios y es la primera vez que veo utilizar una percha!”. Luego está su intención femenina, que le lleva a pronosticar la salvación del equipo. Lo percibe. “Ya se vio un cambio de dinámica en Zaragoza ante el Ebro. Se vio a otro equipo”, defendía. “Con otra actitud. Esta semana (por la pasada) los chicos han entrenado muy bien y hoy vamos a verlo ante el Mutilvera”. Dicho, en la entrevista realizada antes del choque, y hecho. El Haro dejó el último puesto de la tabla después de un triunfo de impulso positivo. “Estoy convencida de ello”. El siguiente capítulo en Estella y ante el Izarra. Otro reto más para seguir soñando con la salvación.

Publicidad
Banner Castro Mecánica

También te puede interesar...

Comentarios

Comentarios